| 11/17/2009 2:00:00 PM

Alrededor de 400 niños, asistieron al concurso de pintura promovido por Asocaña

Las pinturas ganadoras del concurso, serán parte del calendario anual 2010 de Asocaña, el cual será distribuido a la comunidad en general. El jurado estuvo conformado por importantes personalidades de la región del Valle, como Amparo Sinisterra de Carvajal, directora de Proartes.

Con el fin de promover, incentivar y crear espacios culturales para los niños y niñas de la región vallecaucana, el sector azucarero desarrolló la versión número XIX del concurso de pintura infantil, el cual se llevó a cabo este viernes 13 de noviembre, en las instalaciones del Centro de Eventos Valle del Pacífico.

Este año, el concurso llegó a niños entre los 4 y 13 años, de los cuales participaron alrededor de 400 niños. “Estamos muy orgullosos de los resultados, entre los objetivos del Área Social de Asocaña, está diseñar actividades diversas de carácter social en beneficio de sus afiliados involucrando la familia de trabajadores y colaboradores en actividades lúdicas y culturales, razón por la cual surge este concurso creado en 1989, que hoy involucra no sólo a los hijos de los trabajadores directos, si no a los hijos de todos los trabajadores y colaboradores del sector azucarero, incluyendo los corteros de caña”. Asegura Claudia Ximena Calero, directora del área social y ambiental de Asocaña.

Como acto de clausura del evento, los niños participantes disfrutaron de un show realizado por Memo Orozco

El jurado, estará conformado por distinguidas personalidades de la región del Valle tales como Amparo Sinisterra de Carvajal, directora de Proartes. En el transcurso de la semana se determinarán los ganadores de cada categoría. Las pinturas ganadoras del concurso, serán parte del calendario anual 2010 de Asocaña, el cual será distribuido a la comunidad en general.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?