| 11/13/2008 12:00:00 AM

Alemania y China sufren impacto de desaceleración global

LONDRES- Alemania está en recesión y el crecimiento de la producción industrial de China se ha enfriado al menor ritmo en siete años, mostraron el jueves unos datos de los principales países exportadores del mundo que ofrecieron nueva evidencia del carácter global del declive económico.

En un aporte adicional a este cuadro débil, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) recortó sus proyecciones para Estados Unidos, Japón y la zona euro, anticipando recesión en los tres casos.

La peor crisis financiera en 80 años, que se propagó por todo el mundo tras el colapso del mercado inmobiliario de Estados Unidos, claramente está pesando ahora sobre la actividad económica real.

Su impacto quedó reflejado en los datos de China y Alemania, que se disputan el título del principal exportador mundial de bienes.

Alemania dijo que su economía, la mayor de Europa, se contrajo un 0,5 por ciento en el tercer trimestre, colocándose en recesión por primera vez en cinco años.

La reducción, mucho más aguda que el cálculo estimado de 0,2 por ciento, fue acentuada porque el crecimiento de las exportaciones alemanas se frenó en seco.

"Vamos a tener que enfrentar una crisis económica muy difícil y larga", dijo el viceministro de Economía de Alemania, Walther Otremba, a Reuters. Los analistas coincidieron con ese pronóstico sombrío.

Carsten Brzeski, de ING Financial Markets, dijo que "los vientos de frente de la crisis financiera y de la desaceleración global soplan directamente en el rostro de la economía alemana".

"Lo que es más preocupante es que el impacto total de la crisis financiera aún tiene que desarrollarse. Si creen que las cifras de hoy son malas, esperen al próximo trimestre", advirtió.

GOBIERNOS BUSCAN RESPONDER A CRISIS

En China, que ha anunciado un plan de estímulo de 4 billones de yuanes (586.000 millones de dólares), el crecimiento de la producción industrial anual se moderó al 8,2 por ciento en octubre, el más flojo desde octubre del 2001, debido a que los manufactureros recortaron la producción.

En el mundo corporativo, la compañía británica de telecomunicaciones BT Group dijo que recortará 10.000 puestos de trabajo tanto en su mercado doméstico como en el exterior.

Tras una serie de rebajas grandes de tasas de interés de los bancos centrales, la OCDE dijo que ahora era momento de que los Gobiernos ofrezcan un impulso adicional a sus economías, bajo la forma de más estímulos fiscales.

El presidente electo Barack Obama defiende un segundo paquete de estímulo en Estados Unidos y también propone ayudar a las automotrices estadounidenses.

En Japón, los políticos debaten los detalles de un plan para inyectar dinero en la economía, mientras que en Gran Bretaña el Gobierno tiene previsto allanar el camino para hacerlo con su reporte preliminar del presupuesto de este mes.

Alemania ya ha acordado un plan para dar a su economía un impulso de 50.000 millones de euros.

Hasta ahora, los Gobiernos de todo el mundo han comprometido unos 4,6 billones de dólares para rescates bancarios, garantías de crédito y gasto público a fin de contener el daño derivado de la turbulencia financiera.

Los líderes del Grupo de los 20 países industrializados y en vías de desarrollo se reunirán en Washington el viernes para discutir la crisis, y los inversores esperan que de allí surjan medidas concretas.

Japón está preparado para ofrecer reservas internacionales por hasta 100.000 millones de dólares al Fondo Monetario Internacional si el organismo con sede en Washington necesita fondos adicionales para ayudar a las economías emergentes, dijo el jueves una fuente gubernamental.

El primer ministro japonés Taro Aso hará la propuesta en la cumbre del G20, dijo la fuente a Reuters.

La cumbre se celebra en un momento inusual para la política de Estados Unidos, justo cuando el presidente George W. Bush se prepara para concluir su gestión. Bush viajará el jueves a Wall Street para explicar su opinión sobre los mercados financieros.

"Deberíamos arreglar los problemas que tenemos en vez de desmantelar un sistema que ha mejorado las vidas de cientos de millones de personas alrededor del mundo", declaró el portavoz de la Casa Blanca Carlton Carroll, ofreciendo un anticipo de los comentarios de Bush.

Algunos líderes han pedido reformas grandes en el sistema financiero pero el Gobierno de Bush ha sido más cauto.

"¿Cambiará el mundo el sábado? Creo que empezará a cambiar porque hay voluntad en el espíritu colectivo", dijo el ministro de Finanzas de Gran Bretaña Alistair Darling al diario Independent. "Pero llevará tiempo".

En Asia, los mercados de acciones volvieron a desplomarse. En Tokio, la bolsa cayó 5,3 por ciento y el precio del petróleo descendió al mínimo en 22 meses de 55 dólares el barril por los temores a que una recesión restrinja la demanda. 


 (Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?