| 2/16/2007 12:00:00 AM

Alan García anuncia venta de avión presidencial

Además, el Boeing 737-500, comprado nuevo a fines de 1995, es parte de una investigación penal por su compra, de parte de Santiago Fujimori, hermano del entonces presidente Alberto Fujimori (1990-2000).

Lima.- Perú venderá su avión presidencial por considerar que el mantenimiento de la aeronave cuesta demasiado para el estado, dijo el viernes el presidente Alan García, y agregó que con el dinero de la venta se construirá un edificio de ayuda infantil.

"Cada hora de transporte en el avión presidencial cuesta 5.900 dólares. Ese avión costó 25 millones de dólares, lo cual ha significado muchos gastos", indicó el mandatario antes de realizar un viaje en un vuelo comercial a Trujillo, 485 kilómetros al noroeste de Lima como parte de su agenda oficial.

García, en el gobierno desde julio del 2006, ha criticado reiteradamente el "mal uso" que su antecesor Alejandro Toledo le daba a la nave, y que incluso fue llamado "el avión parrandero", cuando en mayo del 2006 se difundieron reportes de que allí viajaron ebrios funcionarios peruanos en una gira en España.

Supuestamente Santiago Fujimori compró la aeronave sin realizar un concurso público de oferentes.

"Este avión, que fue mal comprado por uno y mal utilizado por otro, tiene un símbolo de frivolidad del cual debemos salir", dijo García al reiterar su deseo de vender la aeronave.

"Se han gastado 29 millones de dólares en gasolina, mantenimiento y repuestos, lo cual le ha costado al Perú la friolera suma de 54 millones de dólares desde que fue comprado", recalcó, y dijo que su gobierno realizará una licitación para la venta de la nave.

Aseguró que él no volverá a utilizar el avión presidencial, y añadió que el dinero que se obtenga de la venta se destinará a la construcción del Instituto Nacional de Salud del Niño.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?