| 3/6/2012 11:35:00 AM

"Al río Magdalena le llegó la hora": Ministro de Transporte

El Ministro de Transporte, Germán Cardona Gutiérrez, estimó el impulso que el Presidente Juan Manuel Santos está promoviendo desde su Gobierno al sector como ‘el verdadero salto de la infraestructura colombiana hacia el futuro’, esta vez en lo que se refiere al río Magdalena.

Barranquilla – La calificación del Ministro Cardona, durante el Acuerdo Para la Prosperidad número 64, en la capital del Atlántico, se basó en el respaldo que el Presidente Santos le quiere brindar al río Magdalena.

Cardona Gutiérrez les dijo a los colombianos y al Presidente Santos que “al río Magdalena le llegó la hora y para ello se han juntado todos los astros. Además de tener al frente de Cormagdalena al Dr. Augusto García, quien conoce muy bien todo la problemática del río y sabrá orientar su recuperación, al lado del gobierno del Atlántico y los municipios ribereños, está la posibilidad de materializar la idea de ver en esta tela fluvial la mejor manera de sacar los productos pesados desde el centro del país hacia el Caribe”.

El Ministro Cardona indicó que es hora de tener un canal navegable, con las carreteras que lleven a los colombianos a puertos sobre el Magdalena. “En Calamar, en Magangué, en Pinillos, en La Gloria, en Gamarra, en Puerto Capulco, en Puerto Wilches, en Puerto Berrío o en La Dorada debemos contar con la unión de esas vías en condiciones adecuadas y luego desarrollar la infraestructura férrea”, dijo el funcionario.

El Ministro de Transporte, padrino del Gobierno Nacional ante la Región Caribe, reveló que en el caso del Atlántico “para el río se han invertido más de 37 mil millones de pesos en obras preliminares y el Invías ha invertido más de $77 mil millones en programas de mantenimiento y de trabajos para mitigar la ola invernal en los dos últimos años”.

MT
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?