| 7/18/2007 12:00:00 AM

Al menos 189 muertos en accidente aéreo en Brasil

Al menos dos naves resbalaron al aterrizar en esa misma pista un día antes del accidente del Airbus 320 de la aerolínea TAM el martes por la tarde.

Sao Paulo.- El piloto de un avión, que fue devorado por las llamas tras intentar aterrizar en una corta y húmeda pista en el aeropuerto de Sao Paulo la víspera, aparentemente intentó volver a despegar apenas sobrepasó una congestionada avenida en plena hora de congestionamiento. El total de víctimas se elevó el miércoles a 189 y podría seguir subiendo.

La pista del aeropuerto de Congonhas en Sao Paulo ha sido duramente criticada por supuestamente carecer de pequeñas ranuras en el pavimento que ayuden en el frenado o ser peligrosamente corta, de unos de 1.940 metros de extensión y 45 metros de ancho, según datos de la Empresa Brasileña de Infraestructura Aeroportuaria (Infraero), a cargo de las más de 60 grandes terminales del país.

"Lo que parece que sucedió es que él (piloto) no logró aterrizar e intentó despegar nuevamente", dijo el capitán Marcos, del Departamento de Bomberos de Sao Paulo, quien sólo se identificó por su primer nombre debido a normas internas.

El avión --en un vuelo doméstico desde la ciudad de Porto Alegre, al sur del país, hasta Sao Paulo-- sobrepasó la verja del aeropuerto y se adentró en una congestionada avenida chocando contra un edificio de la propia TAM, de almacenamiento y entrenamiento, y una estación de gasolina, desatándose un infierno de llamas.

La temperatura llegó a los 1.000 grados dentro del avión y eran nulas las probabilidades de sobrevivientes, dijo a los periodistas el gobernador del estado de Sao Paulo, José Serra. La aerolínea aumentó nuevamente el miércoles el número de personas a bordo del avión y dijo en un comunicado que en vez de 176 eran 186 los ocupantes: 162 pasajeros, 18 funcionarios de la empresa y seis tripulantes. TAM no ha ofrecido una lista de pasajeros con nacionalidades.

La embajada de Argentina en Brasilia, sin embargo, confirmó que entre las víctimas estaba un ciudadano argentino identificado como Alejandro Camozzi, quien vivía en Sao Paulo y estaba en viaje de negocios. Los bomberos habían retirado durante la mañana 90 cadáveres y habían encontrado la caja negra de la nave, según rescatistas.

La TAM transportó desde Porto Alegre a Sao Paulo a 67 parientes que pasaron la noche en un salón cerrado, a la espera de noticias. Lamir Buzzanelli, quien habló con la AP, dijo que su hijo Claudemir, un ingeniero de 41 años, lo había llamado desde Porto Alegre para avisarle que ya estaba en el avión. "Lo he estado llamado a su celular y todo lo que consigo es la voz del contestador", dijo Buzzanelli, con sus ojos llenos de lagrimas.

El Papa Benedicto XVI, quien visitó Brasil en mayo pasado, envió un mensaje de condolencias y expresó "todo su pesar a los familiares" por "las centenas de víctimas causadas por el desastre aéreo".

El ministro de Justicia, Tarso Genro, dijo que el presidente Luiz Inacio Lula da Silva ordenó que la policía federal investigue las versiones en torno a que la pista de Congonhas, de la dos que posee el aeropuerto, fue liberada para despegues y aterrizajes sin estar lista para ello debido a la intensa demandas de vuelos.

"La pista no habría podido ser liberada si no estuviera en absolutas condiciones de uso, dentro de las normas técnicas nacionales e internacionales... pero, obviamente, podría existir algún tipo, alguna señal, algún humo de sospecha que eso ahí podría haber ocurrido de manera inadecuada (o el inicio del uso de la pista), ¿qué es lo que el Presidente hace?. El toma la iniciativa y determina que se investigue inmediatamente para que esa duda sea sanada, si hay o no hay ese tipo de responsabilidad", dijo Genro en una entrevista con la cadena radial CBN.

Genro dijo que era un "irrespeto" con las víctimas convertir el accidente en un embate político y rechazó que el gobierno fuera omiso o no intentara resolver los problemas que han estremecido a la aviación civil en los últimos 10 meses.

La Agencia Brasil citó especialistas del área de vuelos indicando que uno de los factores que parecía más evidente era la pista. "Ese aeropuerto, como todos saben, tiene cierta limitación, tanto en el tamaño como en la calidad de la pista. En principio, podemos afirmar que esa puede haber sido la principal causa de accidente", dijo el presidente de la Sociedad Brasileña de Investigaciones en Transporte Aéreo (SBTA), Anderson Correia.

TAM, la primera línea aérea del país, dijo en un comunicado que estaban desaparecidos por lo menos seis de sus funcionarios que estaban el edificio contra el que chocó la nave. En Francia, la empresa aeronáutica europea Airbus anunció el envío de cinco especialistas a Brasil para ayudar en la investigación. Tam dijo que suministrará "plena asistencia técnica" a la oficina investigadora de accidentes francesa y a las autoridades brasileñas. El avión accidentado, un bimotor que fue entregado en 1998, tenía registrados 20.000 horas de operación en unos 9.300 vuelos, dijo Airbus.

En caso de confirmarse todas las víctimas del vuelo número 3054 de la TAM será el peor accidente aéreo de Brasil, superando la tragedia que dejó en septiembre último 154 muertos cuando un Boeing 737 de la aerolínea Gol cayó en una paraje amazónico tras chocar en el aire con un pequeño jet privado. La lluvia de críticas sobre las autoridades aeronáuticas se intensificó en la jornada tras meses de caos en las terminales aéreas del país por causas que van desde protestas de controladores en las torres hasta fallas mecánicas en equipos.

"Esto fue una tragedia anunciada, desde hace meses tenemos un apagón en el área de la aeronáutica y el gobierno literalmente no hizo nada y no hizo nada por simple ineficiencia, incompetencia administrativa", dijo a la AP la comentarista política Lucy Hippolito.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?