| 9/27/2012 6:00:00 PM

Agrinos y Biosul firman acuerdo

La totalidad del proyecto abarcará 650.000 hectáreas de caña de azúcar en Brasil. Los resultados se verán en el Primer semestre del 2013. Con la tecnología Agrinos, Colombia reporta indicadores de productividad superiores al 21% en cultivos de caña de azúcar.

Agrinos, la multinacional noruega más grande del mundo en producción de fertilizantes orgánicos no tóxicos, y BioSul, la  principal productora de bioenergía de Brasil - ubicada en el estado de Mato Grosso do Sul- firmaron un acuerdo para realizar las primeras pruebas a gran escala en más de dos mil hectáreas de caña de azúcar, del total de 650.000 que cubren actualmente el gran proyecto.

Estas se llevan a cabo con el fin de desarrollar y validar la tecnología HYT™, la cual prevé varios pasos en la aplicación del producto, reconocido exitosamente en varias partes del mundo.

De acuerdo con BioSul, la  asociación con Agrinos cumple uno de los objetivos principales que consiste en incorporar nuevas tecnologías para mejorar la producción de caña de azúcar en Mato Grosso Do Sul, uno de los estados más importantes de Brasil, y la posibilidad de incorporarlo a otras áreas productivas en la región" agregó  Roberto Hollanda Filho, presidente de Biosul.

"La asociación con BioSul es un paso importante en la expansión estratégica de  Agrinos en las Américas, y en el caso especifico de Brasil,  de la mano de uno de los cultivos más representativos de la región, como es la caña de azúcar.  

El acuerdo entre estas dos compañías de la Biotecnología Agrícola, formaliza la intención de desarrollar, adaptar y difundir modelos técnicos, experiencia y conocimientos que contribuyan al desarrollo de la agricultura sustentable y competitiva a través del uso de productos de Agrinos.

                                                               
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?