| 12/26/2006 12:00:00 AM

Africa cada vez más atractiva para empresas petroleras

Angola se está incorporando a la Organización de Países Exportadores de Petróleo, la prospección petrolera en Africa está experimentando un "boom" y China continúa invirtiendo en los yacimientos del continente.

Dakar- Pese a los ataques de grupos rebeldes y las pocas garantías que ofrecen algunos gobiernos de obtener buenos retornos, la estampida para explotar la riqueza petrolera de Africa ha continuado.

La mayor parte del continente sufre de conflictos tan virulentos como el Medio Oriente, pero las corporaciones siguen llegando porque, según explican algunos analistas, Africa es una de las pocas regiones en el mundo donde aún reciben a las empresas extranjeras con los brazos abiertos.

"Es uno de los escasos lugares donde las empresas extranjeras pueden invertir en cada uno de los países", señaló Julian Lee, analista energético del Centro de Estudios Globales de Energía. "No puedo pensar en ningún país de Africa que no haya dejado entrar a compañías transnacionales".

El Medio Oriente, el cual posee cerca del 60% de las reservas comprobadas de crudo, opera principalmente a través de compañías estatales. En Rusia el gobierno ha consolidado su poder en la industria petrolera. Entretanto, las políticas sudamericanas se han vuelto cada vez más nacionalistas.

Venezuela ordenó la renegociación de los contratos con las empresas petroleras, Bolivia nacionalizó su industria de hidrocarburos y los partidos de izquierda de Perú y Ecuador han adoptado políticas que tienen en alerta a las petroleras foráneas.

"El presidente venezolano Hugo Chávez básicamente ha politizado el petróleo latinoamericano", expresó Mehdi Varzi, quien encabeza una firma de consultoría independiente en Londres. "Se retractó de muchos de los acuerdos aprobados por el gobierno anterior en la década de 1990. Y tuvo efecto en Bolivia, en Perú".

Varzi dijo que la nacionalización a menudo no es una opción para los países africanos con pobre infraestructura y poco conocimiento técnico para desarrollar un sector petrolero propio.

Mauritania, el más nuevo entre los productores de crudo africanos, durante largo tiempo fue sólo un potencial exportador de crudo hasta que un acuerdo con un equipo encabezado por Australia Woodside Petroleum Ltd. llevó a hallazgos de yacimientos frente a las costas en el 2001.

Aunque las reservas mauritanas Africa son pequeñas de acuerdo a estándares mundiales _ cerca de mil millones de barriles _ el gobierno estima que tendrá ganancias derivadas del crudo por 350 millones de dólares en 2006, su primer año de producción. Ese es un ingreso considerable para uno de los países más pobres del orbe. Woodside posee la más grande participación en el yacimiento con casi un 48%, y el gobierno de Mauritania posee el 12%.

Los extranjeros tampoco dan muestras de querer abandonar Nigeria, aunque la producción en un día normal de 2,5 millones de barriles se ha visto reducida en un 25% debido a ataques de grupos radicales que buscan una mayor participación de la riqueza petrolera.

El país de Africa Occidental, que es el mayor productor de Africa y el quinto mayor proveedor de crudo a Estados Unidos, alberga compañías multinacionales como Royal Dutch Shell PLC y a la firma italiana Eni SpA, con quienes mantiene acuerdos de distribución de utilidades para compañías propiedad del estado.

En un claro contraste con Rusia y Venezuela, el gobierno de Nigeria está haciendo esfuerzos por privatizar más sus operaciones petroleras, según informes de financieros de Shell. El gobierno tiene una participación mayoritaria en proyectos asociados con Shell y el sector petrolero representa cerca del 80% de los ingresos brutos de Nigeria.

Y el desarrollo petrolero de Africa tiene sus propios problemas que pueden superar a aquellos del mundo árabe. Nigeria encabeza a menudo listas sobre los países con mayor corrupción del mundo, lo mismo que Angola. Muchos de los negocios en ambos países se realizan dentro de una economía informal. Y un largo historial de golpes de estado en muchas regiones significa que no siempre se puede contar con que los nuevos gobiernos mantengan antiguas promesas.

Y mientras que Africa nunca competirá con Medio Oriente, hay mucho petróleo por descubrir. Las reservas demostradas del continente aumentaron a más del doble entre 1980 y el 2005, a 114.300 millones de barriles, según el BP Statistical Handbook (guía de Estadísticas de la British Petroleum). Esa es una tasa de crecimiento comparable a la de Medio Oriente y por mucho superior a un incremento mundial de 84% durante el mismo período.

La producción de petróleo se elevó cerca de 60% durante ese espacio y ahora representa cerca del 12% del crudo mundial.

Hay suficiente demanda de crudo del país, así que aunque compañías de Estados Unidos y Europa en gran medida se han mantenido lejos de Sudán y su problemática política, el país ha hallado inversión extranjera proveniente de Asia. China es el principal inversionista extranjero en los campos petroleros de Sudán y no ha mostrado señales de reducir su participación, pese a la continua amenaza de sanciones de la ONU contra Sudán por su negativa de permitir el ingreso de fuerzas de paz del organismo mundial a la región de Darfur.

"Hay un fenómeno con países con los que Occidente no logra hacer negocios y que se convierten en un nicho para otros países", expresó el experto de la firma Eurasia Group, Greg Priddy.

Durante la pasada década, muchos países africanos pobres han avanzado hacia una privatización de sus compañías propiedad del gobierno bajo sugerencia del Banco Mundial. En un informe de octubre, el organismo financiero alentó a Angola _ el segundo mayor productor de Africa luego que Nigeria y una de las potencias petroleras de más rápido crecimiento _ a hacer más para alentar la inversión privada.

Peter Egom, economista e investigador en el Instituto de Asuntos Internacionales de Nigeria, argumentó que Africa tiene la fuerza laboral y el conocimiento para aspirar al nacionalismo por el petróleo. Argumentó que el mayor obstáculo para los productores de Africa era la falta de medios económicos, ya que naciones con divisas débiles tienen que competir en una industria donde el dólar estadounidense es la moneda de cambio.

Venezuela ha trabajado duro este año para hacerse amigo de las naciones africanas. Chávez estuvo presente en una cumbre de la Unión Africana en Gambia este verano y presionó para lograr proyectos asociados entre Sudamérica y Africa. El mes pasado una conferencia entre países sudamericanos y africanos resultó en un acuerdo para explorar colaboraciones en materia de recursos naturales.

Algunos analistas dicen que la promesa del continente de vastas reservas de crudo ha sido exagerada.

Priddy dijo que gran parte del petróleo de Africa resulta más costoso de extraer que el petróleo en Medio Oriente _ así que podría estar repleto de oportunidades sólo siempre y cuando los precios del crudo se mantengan en niveles superiores.

"La idea era que Africa iba a revertir la reducción global", dijo Jonathan Bearman, director administrativo de la firma Clearwater Research Services con sede en Londres _ la cual evalúa el riesgo para compañías de energía. "Pero creo que algunas de las expectativas han sido moderadas. Los resultados tras las perforaciones no han estado a la altura de las expectativas".

Bearman dijo que los yacimientos frente a las costas han tenido un porcentaje de éxito de uno de tres, comparado con previos porcentajes de éxito de uno de dos para yacimientos en tierra firme.

"Los costos van a subir y el paso del desarrollo es muy lento", expresó Bearman.
 
AP

 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?