| 3/16/2006 12:00:00 AM

Aerolínea boliviana en peligro de quiebra

La línea Lloyd Aéreo Boliviano (LAB) se enfrentaba el lunes ante un peligro de quiebra por una grave crisis financiera y laboral que amenaza con paralizar nuevamente sus vuelos nacionales e internacionales.

Ejecutivos y representantes de los pilotos y personal de tierra intentaban el lunes poner fin a un conflicto laboral derivado de un fallo del Tribunal Constitucional que la semana pasada declaró ilegal la intervención del gobierno a la compañía.

El presidente de la empresa, Ernesto Asbún, declaró a una red de televisión de su propiedad el domingo por la noche que el LAB "está al borde de la quiebra" y llamó a los trabajadores a deponer presiones, mientras estos se niegan a retornar a sus fuentes de trabajo si el empresario siga al mando.

"Esta es la última oportunidad que tienen los trabajadores para impedir la quiebra de sus fuente de trabajo", dijo Asbún.

Pero el lunes el dirigente de los pilotos, capitán Richar Vaca dijo que Asbún "no es una garantía para salvar a la empresa", pero anunció que están dispuestos a negociar el fin del conflicto con mediación de la Iglesia Católica.

La crisis en esa empresa, que fue privatizada parcialmente a finales de los 90, comenzó semanas atrás cuando pilotos y trabajadores declararon un paro reclamando el pago de salarios y de fondos jubilatorios que la empresa adeuda a las administradoras de pensiones. Los trabajadores también acusaron a Asbún entonces de intentar precipitar la quiebra de la aerolínea para organizar una nueva.

El gobierno decidió intervenir la empresa para normalizar los servicios, pero el Tribunal Constitucional decidió la semana que esa intervención era ilegal.

El sindicato de empleados pidió el lunes una reunión urgente entre gobierno, trabajadores y ejecutivos para salvar a la empresa que además enfrenta acciones legales de una compañía estadounidense que alquiló aeronaves al LAB para sus vuelos internacionales.

El ex interventor designado por el gobierno, Angel Zaballa, declaró a la prensa que los responsables de la mala situación de esa empresa son sus administradores, y que los problemas desencadenándose en las últimas semanas son "fruto de años de una pésima gestión".

La mitad de las acciones del LAB pertenecen al estado boliviano. Hasta el 2002, la empresa fue privatizada parcialmente, con la compra accionariaa por parte la brasileña VASP que vendió sus acciones al empresario boliviano Asbún.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?