| 11/25/2007 12:00:00 AM

Advierten en Bogotá delicado momento con Caracas

Uribe suspendió el miércoles las gestiones de Chávez y Córdoba asegurando que el dirigente venezolano tuvo contactos directos con mandos militares colombianos, lo que ya le había pedido no hacer, como parte de contactos para lograr un canje entre secuestrados en manos de las FARC por rebeldes en prisión.

Bogotá.- Diversos sectores advirtieron el delicado momento de la relación entre Bogotá y Caracas a raíz del cese de una mediación del presidente de Venezuela Hugo Chávez, quien la víspera formuló duros cuestionamientos al gobierno del mandatario Alvaro Uribe.

Al mismo tiempo la senadora colombiana Piedad Córdoba, cuya mediación fue cancelada junto a la de Chávez esta semana por decisión de Uribe, viajó en la jornada a Caracas para entregar al gobernante venezolano una prueba de sobrevivencia del capitán de policía Guillermo Javier Solórzano, quien está secuestrado desde junio por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), dijo Walter Rentería, asesor de Córdoba. El portavoz, en conversación telefónica, dijo que la prueba era un vídeo, pero no dio más detalles.

Sin embargo, la Policía Nacional dijo esta mañana en un comunicado que el vídeo del oficial secuestrado, en una región del suroeste del país, era ya conocido desde hace aproximadamente un mes y que ahora se trataba de presentar "como una muestra de la gestión adelantada en el marco de los esfuerzos de mediación del presidente Hugo Chávez con las FARC".

La policía divulgó en la jornada partes del vídeo en que se ve al capitán Solórzano sentado y detrás de él una cortina con el diseño militar de camuflaje.

"Estamos a la expectativa que no nos olviden", dice el capitán, vestido de camisa blanca y un saco oscuro. "El premio será el día en que logremos romper estas cadenas" del secuestro, agregó Solórzano.

Chávez afirmó esta madrugada en un discurso que en Colombia algunos sectores "estaban desesperados por quebrar el proceso (de canje) y estaban buscando una excusa, y la consiguieron, una tonta excusa, una llamada y supuestamente Uribe me había pedido que no lo hiciera y eso no fue así, eso es mentira".

"Yo me siento traicionado en mi buena fe", agregó el venezolano haciendo duras críticas al Comisionado de Paz colombiano, Luis Camilo Restrepo, al que califico de mentiroso y dijo que no sabía si era "un comisionado de paz o un comisionado de guerra".

Las palabras del mandatario venezolano activaron algunas alarmas entre congresistas y analistas.

"Ojalá en este momento hubiera mucha serenidad por parte del presidente (Uribe) y mucha racionalidad por parte del resto equipo (de gobierno) para encontrarle una salida a este, que yo considero un impasse serio, yo creo que este es un impasse bastante complicado", dijo la senadora Cecilia López, miembro de la comisión de relaciones exteriores del congreso.

El presidente "Uribe, que lo conocemos, y que sabe que cada vez que explota la gente lo apoya en Colombia, en este momento eso no es válido porque se trata de relaciones internacionales con el país vecino con el que tenemos muchos intercambios", añadió la congresista a la cadena radial Caracol. "Esto (la relación con Venezuela) hay que manejarlo con filigrana".

El ex canciller Rodrigo Pardo indicó a la emisora que con todo el capítulo del fin de la mediación "sí pueden quedar heridas y puede afectarse el clima entre los dos presidentes, que habían logrado un nivel de entendimiento muy aceptable".

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?