| 6/5/2006 12:00:00 AM

Acuerdo en la OMC depende de negociación política

Luiz Inacio Lula da Silva explicó que en las conversaciones de la OMC lo que está en juego es el futuro del multilateralismo.

Luiz Inacio Lula da Silva explicó que en las conversaciones de la OMC lo que está en juego es el futuro del multilateralismo. Por lo tanto, insistió en que los líderes políticos deben asumir plenamente sus responsabilidades, involucrándose de manera decidida en los diálogos.

El mandatario también señaló que la reunión del Grupo de los Ocho (G-8), en Rusia, será quizá la última oportunidad de llegar a un acuerdo en las líneas generales de un paquete de negociación ambicioso y equilibrado.

Así lo comentó al referirse al encuentro del G-8, previsto para el próximo mes de julio, en San Petersburgo (Rusia), integrado por EE UU, Alemania, Japón, Francia, Inglaterra, Italia, Canadá y Rusia.

"Es fundamental que cada uno haga su parte, proporcionalmente a sus capacidades. Brasil está haciendo lo propio. Pero los mayores gestos tienen que venir de los más ricos", indicó, Lula y ratificó la posición del Grupo de los 20 (G-20), integrado por Brasil, India, Argentina y Sudáfrica, entre otros.

El G-20 sostiene que las ofertas de las naciones industrializadas no deben ser condicionadas y debe incluir recortes y eliminación de todos los tipos de subsidios que otorgan a sus productores, así como todo tipo de productos.

Los 149 países miembros de la OMC intentan llegar a un acuerdo para fin de año, que permita impulsar la economía mundial, al reducir las barreras al comercio, pero el proceso se ha frenado por el tema del acceso a los mercados agrícolas de los 25 países de la Unión Europea (UE), que junto a otras naciones desarrolladas reclama un mayor acceso a los mercados industriales y de servicios de países de mediano desarrollo como Brasil e India.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?