| 9/28/2009 12:00:00 AM

Acuerdo de cooperación en seguridad es para superar problemas internos

El Presidente Álvaro Uribe Vélez se refirió este sábado al acuerdo de cooperación con Estados Unidos, durante una reunión con la comunidad colombiana residente en Boston (Estados Unidos), y dijo que el país se ha preparado para superar el problema interno, no para atacar a otros países.

Boston, - La siguiente fue la declaración del Jefe de Estado:


“Es un acuerdo de cooperación en materia de seguridad entre Colombia y Estados Unidos. Yo lo definiría como un nuevo desarrollo del Plan Colombia, que le ha ayudado bastante al país. No hay duda.

El Plan Colombia nos ha ayudado a erradicar droga. Nosotros hacemos, con ayuda de Estados Unidos, un gran esfuerzo en fumigación, un gran esfuerzo en decomisos de droga, en cultivos alternativos. Y le agregamos esfuerzos nuestros muy grandes en el tema económico, en el terma social y en el tema de erradicación manual.

Todo eso ha ayudado mucho en estos años. A pesar de esto, todavía tenemos 89 .000 hectáreas de coca. Eso es muy grave. Nuestra Policía dice que si en el año 2000 la coca se hubiera medido en Colombia con la misma metodología con la cual se midió recientemente, el país habría tenido en el año 2000, habría reportado 400 mil hectáreas de coca.

Es que eso estaba disparado. Eso acaba con el mundo.

¿Qué estamos haciendo ahora? Un acuerdo con los Estados Unidos. Entonces dicen que son unas bases norteamericanas en Colombia. No, no son bases norteamericanas en Colombia. Es un acuerdo para que haya cooperación en la lucha contra el narcotráfico y el narcoterrorismo, utilizando facilidades de la Fuerza Pública colombiana.

¿Que es que los soldados de Estados Unidos van a llegar a Colombia? Tampoco. Están equivocados. Toda la lucha estos años la hemos hecho con soldados colombianos.

Además, las peculiaridades del país solo permiten que actúen los soldados colombianos. Es un país muy montañoso, muy selvático. Un país con humedales, con unas lomas muy escarpadas, con una selva muy profunda. La verdad es que la realidad de Colombia solo permite que allí operen soldados colombianos.

¿Que hay un grupo de asesores norteamericanos? Sí, los hemos tenido en el Plan Colombia y abiertamente.

¿Que es para montar una plataforma para que los Estados Unidos ataque al territorio a terceros países? No es así, ni lo necesita.

Yo no sé de dónde han resultado estos cuentos. Si en la operación Estados Unidos utilizara a Colombia si fuera a atacar un tercer país, no lo necesita.

Esto todo hay que despejarlo. Nosotros no estamos en una actitud defensiva internacional, ni Colombia se está preparando para una guerra internacional. Colombia en estos años, a ver, ¿qué hemos comprado nosotros?

Es muy bueno que el mundo lo sepa. Hemos comprado helicópteros. Los necesitamos. Es un país donde el terreno es tan escarpado, la geografía y la topografía tan difíciles, se necesitan helicópteros.

Nosotros compramos unos aviones turbohélice al Brasil, los Súper Tucano. Unos aviones lentos, indicados para el orden público interno.

Hemos repotenciado la vieja aviación y hemos comprado de los mismos aviones viejos nuestros, pero repotenciados. Entre los que teníamos nosotros, que son 11 ó 12 y los que hemos comprado, ajustamos 25.

O sea, nosotros nos hemos preparado es para superar el problema interno. No para atacar a otros países. Y eso es muy bueno decirlo aquí.

Ahora, a nosotros sí nos preocupa mucho —y no puedo dejar de decirlo—, que se lleven para nuestro vecindario la guerra nuclear. Eso no lo podemos permitir de ninguna manera.

Y eso hay que decirlo con toda claridad. Nuestra única preocupación ha sido superar el conflicto, estas dificultades internas, este terrorismo interno, este orden público interno.

Es que Colombia está sufriendo esta violencia desde los años 1940. La historia ha sido ésta: en los años 1940 aparece la violencia entre los partidos. Eso se supera por los acuerdos del Frente Nacional.

A finales de los años 50 viene la violencia guerrillera marxista. Y muchos gobiernos tuvieron toda la generosidad, pero estos terroristas no hicieron caso y simplemente aprovechaban eso para fortalecerse. Porque ellos querían era, en nombre de las ideas que profesaban, tomarse el poder por la vía armada, instaurar la dictadura del proletariado, etcétera.

¿Qué crearon? La reacción paramilitar, que vino con la misma crueldad. Unos y otros apoyados en el narcotráfico. Y eso ha llevado a que el país desde 1940 hasta la fecha no haya tenido un día completo de paz.

¿Quiénes de ustedes nacieron en los años 50? Yo soy modelo 52, como los Jeep viejos del Quindío. ¿Hay alguien que haya nacido en los años 40?

Bueno, miren: aun los mayores de esta reunión no hemos tenido un solo día de paz, porque esta violencia en la última fase viene desde los años 1940.

Pregunto: ¿Se le puede negar al pueblo colombiano el derecho a superar esta violencia? No se le puede negar. Nosotros reclamamos nuestro derecho a superar esta violencia.

Ahora, algunos países nos dan expresiones de pésame. Nos dicen: ‘Ay, siento mucho tal bomba, siento mucho tal tragedia’. Pero no nos dan ayuda efectiva, y además de que no nos dan ayuda efectiva, cuidan esos bandidos allá en sus territorios. Eso no se puede permitir.

En cambio, ¿por qué el acuerdo con los Estados Unidos? Porque de los Estados Unidos recibimos una ayuda práctica.

¿Para qué? Para eliminar este problema de drogas y narcoterrorismo.

Ahora, este problema nos afecta a todos. Yo lo digo muy constructivamente. En el vecindario debe entenderse que si Colombia tiene éxito en la lucha contra el narcoterrorismo, eso a ellos les conviene, porque se evita el riesgo de contagio. Esto es de la mayor importancia, evitar el riesgo del contagio.

Es que el narcoterrorismo no tiene fronteras. El narcoterrorismo es sin fronteras. Un día afecta a Colombia, pero ya han secuestrado también en el vecindario y hay situaciones, por ejemplo, en países vecinos donde la violencia se ha disparado enormemente. Y eso se quiere ocultar, eso se quiere tapar.

Pero el pueblo así lo siente, que hay un crecimiento angustiante de la violencia en el vecindario, en algunos países vecinos. Eso es sumamente grave, sumamente preocupante.

Lo que nosotros ganamos contra este terrorismo cuánto le ayuda a Colombia y cuánto le ayuda al vecindario a evitar estos riesgos de contagio.

Entonces, eso es lo que hemos dicho nosotros: este acuerdo de cooperación negociado con Estados Unidos nos ayuda mucho a superar estas dificultades internas. Porque el objetivo sí tiene que ser Colombia en paz, Colombia segura.

Y nuestro derecho a vivir en paz con nadie lo vamos a negociar y a nadie se lo vamos a entregar. Nosotros no vamos a declinar nuestro derecho a que Colombia sea un país seguro”.


(OP).

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?