| 10/6/2008 12:00:00 AM

Activos emergentes de América Latina caen por temores de recesión

Nueva York.- Las acciones, monedas y bonos latinoamericanos se desplomaron el lunes, ya que los asustados inversores escaparon hacia los relativamente seguros activos denominados en dólares, ante el temor de que una mayor crisis financiera pueda resultar en una fuerte recesión mundial.

La operación bursátil se detuvo dos veces en Brasil, ya que el índice Bovespa se derrumbó hasta un 15,5 por ciento. Posteriormente recortó parte de sus pérdidas, luego de que el Gobierno brasileño anunciara medidas para garantizar líneas de crédito a los exportadores. Las bolsas de Rusia y Perú también tuvieron que suspender temporalmente sus operaciones.

Las monedas latinoamericanas, que habían sido mayormente respaldadas por el flujo de dólares de las exportaciones de materias primas, cayeron a mínimos de varios años por temores de que una recesión mundial pudiera reducir aún más el precio de las materias primas. Los precios del crudo estadounidense cerraron a un mínimo de ocho meses de 87,14 dólares por barril.

Los bonos también se vieron golpeados, ya que los inversores se apresuraron a adquirir los relativamente seguros bonos del Tesoro de Estados Unidos, lo que provocó que los diferenciales del rendimiento entre los dos tipos de activos se ampliaran a niveles no vistos en más de cuatro años.

"Es una caída sangrienta", dijo Hari Hariharan, presidente de NWI, un fondo con sede en Nueva York que administra alrededor de 1.000 millones de dólares en deuda de mercados emergentes.

El índice bursátil latinoamericano MSCI cayó un 11,5 por ciento, mientras que el índice más amplio MSCI para los mercados bursátiles emergentes perdió un 9,6 por ciento. En Nueva York, el promedio industrial Dow Jones terminó por debajo de los 10.000 puntos por primera vez en cuatro años.

Los índices brasileño Bovespa y mexicano IPC cerraron con baja de 5,4 por ciento cada uno, mientras que el MerVal de Argentina perdió 5,9 por ciento y el IGRA de Perú descendió 9,3 por ciento. En Brasil "estamos sufriendo, porque tenemos un gran peso sobre el Bovespa", dijo Pedro Galdi, analista de la correduría SLW, con sede en Sao Paulo.

En un reporte que pronosticó una recesión mundial para el 2009, la correduría local UBS Pactual redujo su objetivo de precio para las acciones de las compañías mineras y siderúrgicas brasileñas. Los mercados cambiarios latinoamericanos se desplomaron, ya que los inversores favorecieron las posiciones en dólares.

El banco central brasileño vendió swaps en dólares en el mercado cambiario, por primera vez en más de dos años, pero eso no impidió que el real se desplomara un 7,0 por ciento, su mayor pérdida diaria desde enero de 1999.

Mientras tanto, el banco central peruano vendió dólares de sus reservas internacionales en el mercado nacional, para frenar la depreciación del sol, pero aún así la moneda cerró con un descenso de más del 2,0 por ciento. El peso mexicano cayó un 6,43 por ciento a su nivel más débil desde que el Gobierno terminara de controlar la moneda a finales de 1994. El peso argentino perdió 2 por ciento, su mayor descenso desde noviembre del 2003.

El índice JPMorgan EMBI+, una medición clave de la aversión de los inversores al riesgo, mostró que los diferenciales de la deuda emergente sobre los bonos del Tesoro se ampliaron 51 puntos básicos a 488 puntos base, su nivel más amplio desde julio del 2004.

 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?