| 12/1/2008 12:00:00 AM

Activos de América Latina caen en tándem con mercados mundiales

NUEVA YORK  - Los activos financieros latinoamericanos caían el lunes, presionados por un fuerte descenso en la actividad manufacturera en Estados Unidos, Europa y Asia que profundizaba el temor sobre la economía y llevaba a los mercados a recortar las ganancias de la semana pasada.

El índice bursátil MSCI para América Latina descendía un 7,36 por ciento, luego de haber subido más del 21 por ciento la semana pasada.

"Los datos económicos arruinaron el optimismo del mercado de la semana pasada", dijo un operador en Sao Paulo, que mencionó el alza del 17 por ciento en la bolsa brasileña la semana pasada.

El lunes, el índice de referencia Bovespa de la bolsa de Sao Paulo caía un 5,38 por ciento, el línea con los mercados globales.

La actividad fabril estadounidense disminuyó en noviembre a su nivel más débil desde la recesión de 1981-1982 y los gastos de construcción se desplomaron en octubre.

Un cuadro similar emergió en Europa, donde las fábricas registraron su peor desempeño en noviembre, y en China la actividad manufacturera se desplomó en noviembre, reflejando un declive en los pedidos nuevos.

El índice bursátil IPC de México caía un 3,6 por ciento, mientras que el MerVal de Argentina se desplomaba un 7,5 por ciento.

El IPSA de Chile perdía un 2,6 por ciento, ya que los precios de las materias primas caían. El índice Reuters-Jefferies CRB de 19 mercados de futuros de materias primas retrocedía un 3,2 por ciento.

La aversión al riesgo de los inversores se deterioró el lunes, según se reflejaba en el índice de volatilidad de opciones de la junta de Chicago, el principal barómetro de Wall Street sobre el temor de los inversores, que subía un 14,24 por ciento.

El mercado de acciones emergente en general, el índice MSCI, caía un 2,38 por ciento tras haber subido la semana pasada más del 12 por ciento, en lo que fue su segunda ganancia semanal en importancia de todos los tiempos.

MONEDAS Y BONOS SE DEBILITAN

Las monedas latinoamericanas se negociaban en baja en su mayoría, ya que los inversores retiraban sus inversiones en moneda local, para llevarlas a mercados más seguros.

El real brasileño cerró prácticamente estable a 2,139 por dólar.

El peso mexicano perdía un 0,96 por ciento a 13,55 por dólar, luego de que el banco central subastara 400 millones de dólares para impulsar a la atribulada economía.

La moneda mexicana ha perdido un 20 por ciento de su valor en lo que va del año, ya que la debacle de crédito relacionado con hipotecas estadounidenses dio paso a la peor crisis financiera global desde la Gran Depresión.

El banco central mexicano ha vendido casi 14.800 millones de dólares para defender al peso desde octubre, cuando la moneda vio sus peores declives desde la crisis económica de México de 1995.

Los diferenciales de rendimiento entre los precios de la deuda emergente y los bonos del Tesoro estadounidense, una medida clave de la aversión al riesgo, se ampliaban 24 puntos básicos a 742 puntos base, de acuerdo con el índice EMBI+ de J.P. Morgan EMBI+, mientras que el precio de los bonos globales soberanos de América Latina declinaba.

El bono global de Brasil con vencimiento en el 2040, considerado el papel de referencia del mercado emergente, caía 0,375 puntos porcentuales en precio, para ofertarse a 115,938 y rendir un 7,88 por ciento.

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?