| 6/13/2007 12:00:00 AM

Aceptarían pacto más limitado en la OMC

Estados Unidos, la Unión Europea y Japón han sostenido que las potencias económicas emergentes deben reducir sus tarifas a los productos manufacturados si esperan obtener un acceso menos restringido a los lucrativos mercados agrícolas y ganaderos de los países desarrollados. Hasta ahora, a esas demandas se han opuesto países como Brasil, China y la India.

GINEBRA_ El presidente de la Organización Mundial de Comercio dijo el miércoles que un nuevo acuerdo global sería beneficioso incluso si no reduce las tarifas arancelarias en países como Brasil, China y la India.

Pascal Lamy agregó que los miembros de la OMC esperan concluir las negociaciones sobre el tratado para "fines de este año, o principios del próximo", tras haber prometido los líderes del Grupo de los Ocho en su reunión de Alemania de la semana pasada que quedaría concluido antes del 2008.

Las reducciones en las tarifas impuestas a los bienes industriales _ en lugar de las cobradas por las naciones en vías de desarrollo más destacadas _ son importantes para la "estabilidad y seguridad", dijo Lamy. Ello equivale a "concesiones reales", agregó.

Las negociaciones de la llamada ronda de Doha intentan sumar miles de millones de dólares a la economía mundial y rescatar a millones de personas de la pobreza mediante nuevos flujos comerciales. El estancamiento de las tarifas y subvenciones agrícolas ha paralizado el avance en el sector de bienes manufacturados, la gran mayoría de bienes negociados internacionalmente.

"Lo que está hoy sobre la mesa no es una modesta ambición", dijo Lamy a los periodistas en Ginebra, e indicó que las propuestas duplicarán o triplicarán el comercio frente a las formuladas en la ronda de Uruguay, completada en 1994.

Según el Banco Mundial, la conclusión de la ronda de Doha podría añadir anualmente 96.000 millones de dólares a la economía global, aunque la cifra es inferior a los 300.000 millones de dólares calculados a principios de esta década.

Estados Unidos, la UE, Brasil y la India intentarán acortar sus diferencias en agricultura y bienes manufacturados en la reunión que mantendrán la próxima semana en la localidad alemana de Potsdam.

El canciller brasileño Celso Amorim consideró ese encuentro "crucial", aunque según Lamy si fracasa no afectará las negociaciones entre los 150 miembros de la OMC que tienen lugar en su sede de Ginebra. Sin embargo, un éxito en Potsdam, reconoció Lamy, sería beneficioso.

AP

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?