| 10/6/2008 12:00:00 AM

Acciones latinoamericanas se desploman; temor de desaceleración

Sao Paulo.- Las acciones latinoamericanas se desplomaban el lunes _ encabezadas por una caída de 15% en las acciones de Brasil _ por el temor de que el mundo está cayendo en una desaceleración económica grave que devastará las economías de la región, que dependen de las materias primas.

El intercambio bursátil tuvo que suspenderse dos veces en el índice Ibovespa de Sao Paulo, luego de que las acciones se hundieron 10% y luego bajaron otro 5%. La moneda brasileña, el real, perdió casi 7%, a un nivel no visto desde inicios de 2007.

Luego de haber caído 15,1% en las operaciones del mediodía, el Ibovespa se recuperó algo pero seguía en terreno negativo, cayendo 10,6% por la tarde, a 39.794 unidades. En Argentina, el barómetro Merval perdía 9,2% a 1.374 puntos, mientras en México el índice IPC caía 5,63% poco después del mediodía, luego de que por la mañana bajara casi hasta 10%.

En Chile, el IPSA bajaba 5,9% a 2,455 puntos, y en Colombia el IGBC bajaba 4,9% a 8.757.

"Nosotros no creímos que la volatilidad y la incertidumbre alcanzarían tan rápidamente los niveles que hemos visto en los últimos pocos meses", dijo Ociel Hernández, un analista del banco Bancomer, en México. "En este momento, estamos en la parte alta de una riesgosa transición, las consecuencias de un colapso económico global", agregó.

Y eso pudiera dar a los pobres y la emergente clase media de la región, que se han beneficiado de un auge económico en años recientes que permitió a países como Brasil y México emplear dinero en programas sociales para reducir la brecha entre ricos y pobres.

El peso mexicano cayó a su peor nivel al cotizarse en 11,76 por dólar, informó el Banco de México. La peor caída del peso anterior se registró en mayo de 2004, cuando alcanzó 11,63 por dólar, según estadísticas del banco central.

"Básicamente tiene mucho que ver con movimientos de flujo de capital yendo a buscar refugio seguro", dijo a la AP Carlos Hermosillo, analista de Vector Casa de Bolsa, quien lo consideró una reacción a la crisis financiera mundial pese a la aprobación en Estados Unidos de un plan de rescate. "Hay muchas dudas de si (el rescate) es suficiente, porque a pesar de eso es una solución al problema financiero no al económico", añadió.

Las pérdidas se produjeron luego de fuertes bajas en los mercados latinoamericanos en tres sesiones la semana pasada. Fue la segunda vez en una semana en que el Ibovespa cae más de 10% en un una sesión. Aunque las pérdidas han sido considerables en la región desde que se profundizó el mes pasado la crisis financiera de Estados Unidos, los valores brasileños han sido los más golpeados a causa del fuerte flujo de inversiones extranjeras en años recientes. Ahora, esos inversionistas están deshaciéndose de acciones en favor de inversiones que consideran menos riesgosas.

El Ibovespa está ahora 37% abajo en lo que va de 2008. Ha perdido 25% desde el 19 de septiembre, cuando el presidente Luiz Inacio Lula da Silva desestimó preguntas sobre el impacto de la crisis financiera global en la mayor economía latinoamericana, diciendo a reporteros que le preguntasen "a Bush" al respecto.

Una desaceleración económica mundial sería una mala noticia para América Latina, donde las economías han estado en auge en años recientes gracias a una demanda extremamente alta de materias primas. La crisis actual pudiera reducir seriamente esa demanda.

Alexandre Jorge Chaia, profesor de finanzas en la Universidad Ibmec-SP en Sap Paulo, dijo que es difícil predecir cuánto van a caer las empresas brasileñas. "Todo depende de la demanda de materias primas, y Brasil depende mucho de las materias primas". Muchos países latinoamericanos son importantes exportadores de productos agrícolas como soya carne y de metales como cobre y hierro.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.