| 7/10/2008 12:00:00 AM

Acciones emergentes se mantienen en operaciones europeas

Londres.- Las acciones emergentes se mantenían el jueves en los negocios de Europa a pesar de las preocupaciones sobre los grandes bancos globales, que hacían descender a los mercados más desarrollados.

Las monedas emergentes de los países del centro de Europa se cotizaban en torno de sus nuevos récord por las expectativas de alzas de tasas de interés para detener la inflación. A las 1000 GMT, el índice referencial MSCI de las acciones emergentes ganaba el 0,18 por ciento. En cambio, los temores sobre los bancos principales y las compañías hipotecarias hacían caer un índice referencial de las acciones globales en un 0,42 por ciento.

Las acciones emergentes, con una pérdida mayor al 16 por ciento en lo que va del año, han sufrido más que las acciones de las bolsas principales por los altos precios internacionales del petróleo y los temores de inflación.

Esto, a pesar de que algunos ven a las acciones emergentes como menos expuestas a los problemas de los bancos globales y del racionamiento del crédito. "En este ambiente, yo no veo un repunte sostenible en las acciones de los mercados emergentes," dijo Michael Ganske, responsable de mercados emergentes de Commerzbank.

"Todas las clases de activos han sufrido por el incremento de la aversión global al riesgo, aunque podríamos ver que las monedas del centro de Europa evolucionen bien en el corto plazo debido a que se cree que (sus) bancos centrales están ligeramente detrás de los acontecimientos en términos de alzas de tasas de interés para combatir la inflación," agregó.

Los diferenciales de riesgo de la deuda emergente subían un punto básico a 388 puntos base sobre la renta comparable del Tesoro de Estados Unidos, de acuerdo con el Indice Plus de Bonos de Mercados Emergentes de JP Morgan (EMBI+).

 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?