| 7/6/2011 10:20:00 AM

$400 millones entregados a familias afectadas por desbordamientos en Florencia

2.000 mercados e igual número de kits de cocina y de aseo, 1.000 colchonetas y 1.000 sobrecamas, cuyo valor es de $400 millones, se entregaron a 1.130 familias afectadas por la inundación de las quebradas Sardina, Perdiz y Río Hacha, en el departamento del Caquetá.

Bogotá - El Director de Gestión del Riesgo del Ministerio del Interior y de Justicia, Carlos Iván Márquez, confirmó que desde el lunes en la tarde empezaron a llegar las ayudas humanitarias enviadas por el Gobierno Nacional para atender las familias afectadas por las inundaciones, producto del desbordamiento de las quebradas Sardina, Perdiz y Río Hacha, en el departamento de Caquetá.

“De acuerdo con el primer registro de afectación realizado por el Comité Local y Regional de Prevención y Atención de Desastres, las familias afectadas ascienden a 1.130. Por ello se destinaron como apoyo a la emergencia 2.000 mercados, e igual número de kits de cocina y de aseo, 1.000 colchonetas y 1.000 sobrecamas, cuyo valor es de $400 millones”, sostuvo el directivo.

La inundación se presentó en la madrugada del lunes 4 de julio por el desbordamiento de las quebradas Sardina, Perdiz y Río Hacha, afectando a las familias ubicadas en los barrios Floresta, Guamal, Municipal, San Luis, Idema Parte Baja, Raicero, 20 de Julio, Ángel Ricardo Acosta, San Judas, Nueva Colombia, Kennedy, Monserrate, Los Corazones y Pradera.

También se presentó afectación en el municipio de San José del Fragua, por el desbordamiento del río Fraguachorroso, tanto en la zona rural como urbana, con un total de 30 familias, de las cuales 20 eran campesinas y 10 de la zona urbana.

Asimismo, se registran pérdidas de cultivos de pan coger y de algunas viviendas en la inspección de Sabaleta.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?