| 1/27/2010 12:40:00 PM

2009 fue el peor año por falta de pasajeros: Aerolíneas

El tránsito de pasajeros cayó un 5% el año pasado y las empresas se vieron apuradas para vender más de tres cuartos de los asientos disponibles, dijo la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA).

Ginebra.- Las aerolíneas sufrieron en 2009 la mayor caída de pasajeros, lo que empeoró sus dificultades para una pronta recuperación con otro año de copiosas pérdidas, advirtió el miércoles un grupo industrial del ramo.

La sección de transporte de carga fue incluso peor, cayendo un 10,1% en un año y llenando menos de la mitad de la capacidad de bodega disponible, agregó el grupo.

"En relación con la demanda, 2009 pasó a la historia como el peor año que vio hasta ahora el sector", dijo el director ejecutivo de la IATA Giovanni Bisignani.

"Hemos perdido permanentemente dos años y medio de crecimiento en el mercado de pasajeros y tres años y medio en el de carga comercial", agregó.

La IATA varió sus cálculos anteriores de que el ramo perderá 5.600 millones en 2010.

La caída de la demanda disminuyó hacia fines de año, en parte como resultado de la reducción en vuelos adoptada por las aerolíneas para evitar el exceso de capacidad, pero el crecimiento sigue siendo entre un 5 y un 10% inferior a los niveles de 2008, dijo la IATA.

"La mejora de los ingresos ocurrirá con mucha más lentitud que el crecimiento de la demanda que hemos comenzado a ver", dijo Bisignani.

Agregó que 2010 será "otro año espartano" para el sector, presidido por un cuidadoso control de la capacidad y la reducción de costos.

Además, los pedidos para que sean aumentadas las medidas de seguridad tras el frustrado atentado del 25 de diciembre en Estados Unidos presionarán aún más a la industria, dijo Bisignani y agregó que los gobiernos _ no las aerolíneas _ deberían pagar esos gastos.

 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?