| 9/26/2009 12:00:00 AM

El lunes, el día del perdón

El domingo comienza el Iom Kipur, el Día del Perdón, el más importante del año para los judíos practicantes. El lunes terminan las celebraciones que empezaron el 18 de septiembre con el año nuevo, Rosh Hashaná ¿Cómo se celebra?

Este domingo 27 de septiembre cuando salga la primera estrella, comenzará el Kipur, el día más importante para los judíos. En ese momento comienza un ayuno de 25 horas, con el cual se consigue expiar los pecados cometidos durante el año.

 

En la víspera de Kipur los judíos practicantes se piden perdón unos a otros, por los agravios cometidos durante el año, para llegar a este día con el alma limpia.

 

El arrepentimiento y el perdón son lo fundamental de este día. En Iom Kipur se perdonan las faltas cometidas entre el hombre y dios, pero aquellas cometidas entre los hombres no son expiadas en este día, a menos que la persona tenga previamente hechas las paces con sus hermanos.

Antes de Iom Kipur los judíos tienen que saldar las deudas. Si se le debe dinero a alguna persona, deben pagarlo. De lo contrario la deuda perdura con la persona y con dios.

Según las leyes judaicas, el ayuno y otras prácticas de este día como no usar zapatos de cuero, tener relaciones conyugales o lavarse, tienen como objetivo alejarse de los intereses materiales y pensar mejor en la vida espiritual. Esta privación física facilita hacer un examen de conciencia tan sincero, que permita el arrepentimiento y el perdón de dios y de sus semejantes.

El lunes 28 de septiembre, los judíos practicantes estarán reunidos en las sinagogas rezando y finalizando el ayuno que terminará con una cena familiar, para empezar el nuevo año, el 5770 en el calendario hebreo, limpios de pecados.

 


 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?