| 5/26/2010 9:00:00 AM

Marcas europeas de carros celebran TLC con la UE

Para Fenalco Antioquia, los países más desarrollados en materia automotriz están en Europa, lo que obliga a la industria nacional a ser más competitiva. Con la disminución de aranceles, un vehículo de marca europea que hoy cuesta $100.000.000, podría adquirirse en $70.000.000.

Al culminar con éxito el fin de semana Expomotriz 2010, Salón del Automóvil de Medellín, con expectativas de negocios por $65.000 millones y más de 350 carros vendidos, varios de los representantes de las marcas de vehículos europeos presentes en la feria, expresaron su satisfacción por la firma del TLC entre Colombia y la Unión Europea, el cual, aunque aún no ha entrado en vigencia y comienza todo un proceso de aprobación, potenciará en el país el ingreso de los vehículos del viejo continente con precios altamente competitivos.

Andrés Pérez Duque, gerente de VG LCV, con amplia participación en la feria, precisó que la firma del tratado permitirá que los vehículos importados, que hoy pesan un 40% en el mercado, compitan de “tú a tú” con la industria nacional, ya que dependiendo de la estructura del arancel se estipula el precio y por ende los volúmenes de mercado, lo que directamente significa que entre menos precio más volumen porque muchas más personas querrán adquirir un vehículo de marca europea.

Añadió que en 15 días tendrá una reunión con su Casa Matriz que ya ha comenzado a dar las instrucciones para desarrollar una nueva estrategia que permita alcanzar el liderazgo y entrar fuerte al país con las diferentes marcas, manejadas por el grupo considerado uno de los más fuertes de automóviles en el mundo, entre ellas: Volkswaguen, Eskoda, Audi, Seat, Porsche, Suzuki, Scania y Lamborghini.

El grupo incursionará en el segmento de vehículos compactos michro machine, en donde están los altos volúmenes, estrategia que se desarrollará antes del 2015.

Puntualizó que en el mediano plazo un carro que hoy cuesta $100.000.000, con el TLC en vigencia costará $70.000.000 o algo menos.

Según Fenalco, la Industria Nacional debe prepararse para ser más competitiva.

Para Sergio Ignacio Soto, director ejecutivo de Fenalco Antioquia, es importante reconocer el logro de ir en camino de un TLC con la UE que tiene un mercado de más de 500 millones de personas y además destacó que los países más desarrollados del mundo en materia automotriz están en la Unión Europea, entre ellos Alemania, Italia, Francia y la República Checa con muy buena calidad y vehículos muy competitivos con ensambladoras en varios continentes, lo que necesariamente abrirá un mercado considerable hacia Colombia.

“Es un proceso gradual y se deben tener en cuenta las salvaguardas, la libertad arancelaria, afortunadamente sabemos que en el mejor de los casos, no antes de dos años comienza a regir y la industria nacional podrá avanzar en competitividad para enfrentar con calidad el mercado europeo”. Puntualizó que “con este tratado el gran ganador será el cliente consumidor quién podrá elegir calidad con buenos precios, ya que vamos a tener una producción más eficiente”.

Por su parte Luis Alberto Moreno, director de Expomotriz, precisó que este TLC con la UE es un complemento de acuerdos que ya se han firmado con Estados Unidos, Korea y otros que permitirán que la oferta comercial del país esté con bajos aranceles beneficiando al consumidor colombiano y poniendo a todas las marcas importadas en igualdad de condiciones en el mediano plazo.

Señaló que las ensambladoras colombianas necesariamente se tendrán que acomodar para ser competitivas, pero en últimas el sector se favorecerá porque los vehículos se podrán renovar más frecuentemente y el aumento del parque automotor demandará más servicios complementarios, generando empleo e incluso propiciando el desarrollo de la infraestructura vial para posibilitar un mayor flujo vehicular.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?