| 8/9/2011 1:00:00 PM

Renuncia del ‘Bolillo’: ¿triunfo de la responsabilidad social corporativa?

El técnico de la Selección Colombia, Hernán Darío Gómez, renunció luego de las declaraciones del vicepresidente de Asuntos Corporativos de Bavaria. La presión empresarial para generar comportamientos cívicos parece una tendencia que comienza.

Como una solicitud de renuncia, se pueden considerar las declaraciones del vicepresidente de Asuntos Corporativos de Bavaria- SabMiller, Fernando Jaramillo en la mañana del martes. Jaramillo se refirió al comportamiento del director técnico de la Selección Colombia, Hernán Darío ‘el Bolillo’ Gómez, quién agredió físicamente a una mujer en un bar del centro de Bogotá. El ejecutivo dijo que una persona con este tipo de comportamientos, no debería ser el director del seleccionado de fútbol. 

Después de la declaración del vicepresidente y de la expectativa reportada por el diario Portafolio de que Telefónica y Adidas – todos patrocinadores del equipo - se pronunciarían en el mismo sentido,  el ‘Bolillo’ Gómez presentó su renuncia al cargo.

Lo que llama la atención de este caso es que la presión empresarial fue más allá de lo que prevé la ley. El maltrato a un tercero fuera del lugar de trabajo no habilita al empleador para despedirlo. Posiblemente sin la acción de Bavaria, la Federación Colombiana de Fútbol se habría visto a gatas para pedirle la dimisión a Gómez.

Así, la cervecera actuó en favor del civismo y produjo reacciones que posiblemente se hubieran tomado meses en los estrados judiciales.

Es una de las primeras veces en el país en las que los principios de ciudadanía corporativa y responsabilidad social empresarial tiene resultados rápidos en el sentido de pedir comportamientos adecuados de las personas vinculadas desde cualquier posición a la comunidad de negocios.

La visibilidad del entrenador deportivo sirvió para hacer más notoria esta decisión, que con seguridad se seguirá repitiendo en el futuro.

Este tipo de presiones ya son más frecuentes fuera de Colombia. Tiger Woods luego del escándalo de infidelidad y de violencia doméstica dejó de ser el deportista mejor pagado del mundo y el número uno del circuito de golf, y es hoy el número 30, a la edad en que otros están iniciando su ascenso a la cumbre de ese deporte. En 2009 perdió US$29 millones en patrocinios, como Gatorade y Gillette.

En Estados Unidos otro deportista castigado por su comportamiento fuera de las canchas fue Michael Phelps, quién fue suspendido por tres meses luego de la publicación de una foto en la que inhalaba una  pipa de marihuana. Phelps también perdió el contrato de publicidad con Kelloggs y hoy piensa en su retiro.

La presión empresarial también tuvo en el caso de Gómez, el apoyo de la ciudadanía, con su nueva herramienta: las redes sociales. En Twitter se convocaron protestas para el partido del martes en la noche de la selección Colombia sub-20.

Así, la mezcla de empresas socialmente responsables y de ciudadanos cohesionados alrededor de comportamientos correctos, harán creíble la amenaza de que un mal ciudadano puede perder en segundos su reputación y su empleo. ¿Buena noticia?

Participe en Twitter en #eltemadinero ¿Cree que nuevo DT de la Selección #Colombia debe ser extranjero, nacional, le da lo mismo?.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?