| 9/14/2011 7:00:00 AM

Dónde invertir en el mundo

América Latina, un crecimiento acelerado en los últimos quince años. Oriente, el nuevo centro económico del planeta dentro de veinte años. Colombia, buenas perspectivas. Resultados del Foro Internacional de Inversiones del Compass Group.

 América Latina ha experimentado el mejor ritmo de crecimiento desde los años sesenta. En los últimos quince años la inflación en la región se ha reducido a una quinta parte y más de 55 millones de personas han ascendido a la clase media. Esta es la visión que tiene el socio y Senior Investment Strategist del Compass Group, Manuel José Balbontín. La presentó en un foro de inversión convocado por su firma la semana pasada en Bogotá

Pero además, sostiene, que el desempeño de los dos últimos años sugiere condiciones de estabilidad y buenas proyecciones de crecimiento hacia el futuro. “En términos macroeconómicos, la región hoy cuenta con autoridades económicas con todas las herramientas y el conocimiento para reaccionar a tiempo y de manera efectiva frente a amenazas como la actual crisis global o incrementos de la inflación”, opina. Este escenario de manejo fiscal responsable ha derivado en que países de la región como México, Brasil, Colombia, Perú, Panamá y Chile hayan recibido calificación de grado de inversión.

Por su parte, los mercados de capitales latinoamericanos se han fortalecido de manera importante. “La capitalización bursátil de las empresas en Latinoamérica ha subido de US$500.000 millones a US$2,7 billones y el valor de las empresas como porcentaje del PIB de la región creció de un 28% a un 58%”, dice.

“Todos estos factores han estado ligados a una evolución social evidente. Sin desmentir el hecho de que América Latina todavía es el continente más desigual del mundo, en la región se han alcanzado importantes avances en reducción de pobreza, según los registros de la CEPAL”, afirma. La nueva clase media se consolida como un mercado atractivo, joven y productivo, que es el responsable de un importante aumento en el consumo interno en las economías de la región.

En resumen, la región evidencia un incremento de los mercados domésticos, un importante fortalecimiento de sus mercados de capitales y un desarrollo social que ha implicado la disminución de varios índices de subdesarrollo y una estabilización de sus democracias. Este escenario permite concluir que, si bien hay grandes incertidumbres en varios de los mercados desarrollados del mundo como el europeo y el norteamericano, en la actualidad, países como Colombia no sólo están muy preparados para afrontar una coyuntura en la que la crisis global se acentúe; mucho más que eso, hoy la región cuenta con las condiciones necesarias para continuar su senda de crecimiento.

Para Manuel José Balbontín, “hacia el futuro, la región latinoamericana seguirá viendo un crecimiento importante que no solo se deberá al crecimiento del mercado financiero doméstico, sino que también dependerá del gran interés que han mostrado grandes inversionistas globales que, saliendo de muchas de sus inversiones en economías desarrolladas, están centrando su atención en mercados emergentes como el colombiano”.

Colombia: una buena situación
Por su parte, el senador Juan Mario Laserna, presentó su ponencia Colombia: perspectivas y desafíos enfocada en revisar la coyuntura económica actual del país. En ella se refirió, a la estabilidad alcanzada por Colombia en términos de políticas fiscales y monetarias y a la buena posición del país frente a la crisis financiera internacional.

Adicionalmente, resaltó una serie importante de reformas que están en curso o que serán planteadas para incrementar la independencia del Banco Central y fortalecer de esa manera la insitucionalidad económica y financiera del país.

El senador Laserna compartió con los asistentes su visión en relación con el gran chance que tiene Colombia, por primera vez en su historia, de convertirse en un centro financiero líder en la región andina. “Es necesario que aprovechemos estas oportunidades ya que no hay en esta región una economía que se pueda entender como rival para Colombia en este aspecto”, afirmó.

En relación con esta situación de Colombia a nivel regional, Manuel José Balbontín también afirmó: “ A través de la integración de los mercados financieros de Colombia, Chile y Perú en el MILA, se han incrementado las posibilidades de posicionar a estos tres países como un tercer mercado de inversión dentro del continente latinoamericano, al nivel de México y Brasil que han sido los que tradicionalmente han llamado la atención de los inversionistas globales”.

Los emergentes, motor del crecimiento 
Por su parte, y haciendo énfasis en el momento que vive la economía global, los conferencistas internacionales representantes de las asesoras de inversión J,P. Morgan e Investec, se refirieron a la agenda económica internacional y se enfocaron en las economías desarrolladas de Estados Unidos y de la Eurozona, y de las economías emergentes como China, India, Rusia y entre otras, Brasil.

Ambos ponentes coincidieron en que una de las principales características de la coyuntura actual es el desdibujamiento del dólar, a la que consideran una moneda en decrecimiento. En este sentido, Dan Morris Vice President Market Strategist de J,P. Morgan Asset Management, dijo que una de las únicas razones por las que, a través de la crisis financiera el euro ha parecido fuerte, se ha debido a la debilidad de la moneda norteamericana.

Continuando con el análisis de la situación actual de los mercados financieros, Morris afirmó que una de las principales consecuencias de la coyuntura actual puede tener sobre Colombia y en general sobre las economías emergentes, es el incremento de la aversión al riesgo por parte de los inversionistas, miedo surgido en periodos de alta volatilidad como el que vivimos actualmente.

Para concluir la sesión, Richard Garland, Managing Director para las Américas de Investec Asset Management, afirmó que la crisis global financiera que se ha vivido en los últimos años fue en realidad una crisis financiera occidental reforzando la necesidad de inversión actual en las economías emergentes, particularmente las asiáticas. En ese sentido, Garland aconsejó invertir en países que le interesen a China ya que, a los ojos de este analista, en no más de veinte años el gigante asiático será la potencia económica por excelencia. Para Garland, “Oriente es el nuevo Occidente y es allí en donde tanto nosotros como nuestros clientes debemos invertir el dinero”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?