| 4/12/2012 7:00:00 AM

¿Depende su estatura de la fecha en que nació?

Un estudio del Banco de la República muestra que para la población colombiana nacida entre 1946 y 1992 se observa una tendencia positiva e ininterrumpida del aumento en la estatura. Además, analiza la altura por quinquenio.

En el estudio “Diferencias étnicas en Colombia: una mirada antropométrica” realizado por Karina Acosta y Adolfo Meisel Roca del Banco de la República se muestra la evolución de la estatura de los colombianos nacidos entre 1946 y 1992.

Es importante destacar que el análisis se realiza para los principales grupos étnicos del país.

De acuerdo con el informe, para la población colombiana nacida entre 1946 y 1992 se observa una tendencia positiva e ininterrumpida del aumento en la estatura.

Así mismo, para la muestra total, aquellos nacidos en el último quinquenio (1987-92) alcanzan cerca de cinco centímetros adicionales en comparación con los nacidos en el primer quinquenio de nuestro periodo en estudio (1946-50).

Sin embargo, en el análisis por grupos étnicos el estudio indica que hay crecimientos diferentes.

Los datos muestran que el grupo denominado otros (aquellos que no se consideran indígenas ni afros) presenta mayores tasas de crecimiento en comparación con los afros e indígenas, 3,3% para hombres y 3,7% en mujeres.

Adicionalmente, en un ordenamiento escalar de las estaturas por etnias, se podría afirmar que, independientemente del género, el grupo de afrocolombianos es el que presenta las tallas más altas, seguidos por el grupo de otros y finalmente están los indígenas.

“Aunque es importante mencionar que la brecha entre los afrocolombianos y otros se ha venido cerrando a lo largo del tiempo, no pasa lo mismo con el grupo de indígenas, para quienes la brecha se mantiene, con pequeñas fluctuaciones”, indica el informe.

Según el estudio, las condiciones de vida y la situación nutricional también manifiestan una asociación clara con la estatura de la población.

Aquellos que reflejan mejores condiciones de vida tienen, en promedio, una mayor estatura que los ubicados en la parte baja de la distribución. Asimismo, quienes hacen parte de hogares que son seguros alimentariamente, reportan tallas más altas que los que hacen parte de hogares con inseguridad severa.

En esta última categoría se encuentran aquellas familias donde todos sus integrantes consideran haber experimentado un estado de hambre en algún momento, por imposibilidad de acceso a los alimentos.

Aunque esta situación se puede generalizar para todos los grupos étnicos, es en los indígenas en quienes las condiciones apropiadas de alimentación tienen un margen mayor para mejorar.

Los resultados obtenidos muestran que para los indígenas hay un potencial muy grande de aumento en la estatura, ya que por las dificultades que enfrentan para acceder a los alimentos, no están alcanzando su estatura potencial.

En síntesis, el análisis concluye que existe una evidencia clara de la importancia de las condiciones de vida de los padres en la estatura de sus hijos, pero no sin desconocer con esto que las condiciones personales de vida también tienen una fuerte asociación con esta, independientemente de la etnia a la cual se pertenezca.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?