| 4/15/2012 12:00:00 AM

Cumbre de las Américas: ¿concluyó en el limbo?

Sin acuerdos sobre Cuba, Las islas Malvinas y las drogas, además, en secreto y en medio del silencio el gobierno colombiano concluyó la primera sesión que prometía mucho.

Poco antes del inicio de la cumbre, Obama había dicho en el Foro Empresarial de las Américas que el caso cubano le hacía sentirse en la era de la "Guerra Fría", pese a que en esos años "ni siquiera había nacido", y afirmó que "ese no es el mundo en el que vivimos hoy".

Los temas centrales de esta cumbre, eclipsados por el tema de Cuba, son pobreza e inequidad, desastres naturales, seguridad, integración física y acceso a las nuevas tecnologías, todos del máximo interés para los habitantes de la región. 

Pero también dejó claro que Cuba es un país "antidemocrático" y que no cumple con los requisitos para estar en las cumbres.

Tras la inauguración, los gobernantes celebraron una plenaria sin acceso a los medios, de la que sólo se supo por algunos presidentes y ministros que contaron detalles a los periodistas, los suficientes para entender que no había acuerdos sobre los temas sensibles.

Mientras el Gobierno colombiano guardaba silencio, el canciller de Perú, Rafael Roncagliolo, declaró en una rueda de prensa junto al presidente Ollanta Humala, en la que confirmó que el anfitrión, Santos, tenía en su mano incluir finalmente los temas sensibles en la agenda.

Y es que la inclusión de Cuba en las próximas cumbres y el apoyo a la soberanía argentina sobre las islas Malvinas son asuntos que "en la reunión de cancilleres no se pudieron resolver y han pasado a manos de los jefes de Estado", reconoció Roncagliolo.

A su turno, Humala habló de una "agenda positiva", entre otros motivos porque se debatió sobre la inclusión de Cuba en la próxima cumbre, al calificar ese hecho como lo "correcto" porque se debe "incluir a todos".

El boliviano Evo Morales, uno de los pocos presidentes de la Alianza Bolivariana (ALBA) que asistieron a esta cumbre fue el que puso el dedo en la herida: "todos los países de América Latina quieren que esté Cuba, pero hay una imposición, una dictadura que no lo acepta".

En una rueda de prensa insistió en que "no es posible ni democrático" que un sólo país niegue el reclamo de la mayoría de las naciones de Latinoamérica, cuyos gobiernos, explicó, hoy le plantearon el asunto directamente a Obama.

Morales dijo sentirse "decepcionado" con Obama y también con el Gobierno de Colombia por no haber permitido a los periodistas seguir en directo la plenaria de la cumbre.

Y adelantó que si bien asistirá a la segunda jornada de la cumbre, que consiste en un retiro privado de presidentes, no cree que "sea útil" porque estas cumbres se encuentran en "una etapa de desintegración" a causa de la negación de EE.UU. a reconocer el sentimiento latinoamericano.

Un hecho que evidenció esa situación es que mientras se desarrollaba la plenaria, la ALBA difundió un comunicado en el que anunciaba la decisión de sus miembros de no asistir a las próximas Cumbres de las Américas si Cuba sigue excluida.

Y después de que en Cartagena estuvieran ausentes tres presidentes de los ocho países que la integran: el ecuatoriano Rafael Correa, el nicaragüense Daniel Ortega y el venezolano Hugo Chávez.

La Casa Blanca también informó sobre el desarrollo de la plenaria, en la cual Obama anunció que aumentará la cooperación y destinará más de 130 millones de dólares este año a la seguridad en Centroamérica.

Los presidentes centroamericanos habían celebrado una reunión antes del inicio de la cumbre para buscar consenso en torno a las drogas, un flagelo que afecta especialmente a esta región y que constituye otro tema sensible de la cumbre.

Al término de la primera jornada de la cumbre, los 31 presidentes se desplazaron a la Casa de Huéspedes, la residencia del presidente Santos en Cartagena, para celebrar una cena de gala.


Brasileros molestos con política monetaria de EE.UU. 

La Presidenta de esa nación dijo que las medidas económicas de Estados Unidos está valorizando en exceso las monedas y las convierte en un obstáculo para el comercio de bienes y servicios. 

Dilma Rousseff se quejó porque las medidas de Estados Unidos están obligando transforma a la economía en una “prenda fácil de industrialización. La política monetaria expansionista por si sola tiene un factor de proteccionismo y dichas monedas cuando no tienen hacia donde ir se van a los más estables. Es obvio que tenemos que tomar medidas para defendernos”, dijo en la Cumbre de empresarios. 

Por eso pidió fortalecer relaciones entre pares y puso como ejemplo a Colombia.

Dinero.com y agencias

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?