Dinero.com

Publicado: 20/02/2013

El genio de Lycra

El genio de Lycra

Este colombiano maneja para 13 países una de las marcas más representativas en el mundo textil: Lycra. Un caso de éxito en un sector que afronta una de sus peores crisis en décadas.

Hace más de 20 años, cuando Camilo Montoya inició su formación, tenía claro que su desarrollo profesional iba a girar alrededor de la ropa. No precisamente como un diseñador famoso o con su nombre en las vitrinas del mundo, pero sí como un empresario del sector a nivel internacional y con alta influencia.

Toda su vida ha estado enmarcada por este sector. Su padre, un comerciante paisa, fue por años distribuidor de telas de marcas como Fabricato y Coltejer, que complementaba en su portafolio con zapatos y hasta productos de la Compañía de Empaques de Medellín.

Esa influencia –fue el único de los seis hijos del hogar que siguió por el camino textil– lo condujo a tomar una decisión clave: después de graduarse de bachiller, Montoya partió hacia Estados Unidos a estudiar Administración de Empresas con énfasis en textiles en la Universidad de Filadelfia y, luego, hizo una maestría en administración de negocios.

Allí dio el salto hacia Dupont, multinacional de químicos, pinturas y, en ese momento, con una unidad de negocios de productos para el sector textil. Invista tiene una de las marcas de mayor penetración en esta industria: Lycra, una fibra que permite gran innovación en las prendas –desde ropa interior hasta pantalones– por su versatilidad y comodidad.

En la década anterior, Dupont decidió desinvertir en el negocio textil y se lo vendió a uno de los más grandes conglomerados empresariales del mundo, el Grupo Koch, que tiene negocios en químicos, fibras, minerales, hidrocarburos y hasta ganado y cuyas ventas el año pasado llegaron a US$115.000 millones, solo superado por el grupo Cargill, según Forbes.

Montoya decidió quedarse con Invista y hacer parte de este gigante. Hoy Invista representa 10% de las ventas de Koch.

Este colombiano empezó manejando las operaciones de la empresa en el país, luego su responsabilidad fue la Región Andina y desde hace poco más de un año tiene también bajo su mando los mercados de México y Centroamérica.

“Hace 20 años Lycra era única y estábamos solos en el mercado. Hoy hay más de 50 fabricantes de este tipo de fibra en el mundo, pero hemos logrado mantener participaciones por encima de 65% en mercados como Colombia y México”, asegura Montoya.

A pesar de las dificultades del sector textil y de confecciones en el país –por la revaluación, el contrabando y el mayor volumen de prendas importadas–, Montoya considera que aún hay oportunidades de crecimiento. “Muchos programas de confecciones de marcas internacionales que se habían ido en el pasado a Asia, especialmente a China, están volviendo a este hemisferio pues los costos de producción en el Lejano Oriente están aumentando”, dice. Por ejemplo, se calcula que los costos en China han crecido entre 12% y 15% básicamente por temas salariales.

De hecho, en la pasada feria de Colombiatex se conocieron algunos movimientos: firmas como Gymboree, Adidas y Underarmour, que estaban produciendo en China, están tocando nuevamente puertas en México, Centroamérica y países como Colombia y Perú para proveer el mercado de Estados Unidos aprovechando los tratados comerciales.

Según Montoya, Colombia y Perú tienen muchas diferencias frente a la producción mexicana y centroamericana. “Tanto en México como en Centroamérica se producen prendas básicas y volumen para grandes cadenas bajo el concepto de maquila, mientras que en Colombia y Perú hay un producto diferenciado en diseño y calidad. Colombia, por ejemplo, tiene muchas oportunidades en vestidos de baño, ropa interior y calcetines”, agrega Montoya.

Él considera que Invista es un termómetro de la industria. “El año pasado crecimos 17% en Colombia y 33% en México. No sé si soy muy optimista, pero los resultados en enero también nos muestran incrementos de doble dígito”, agrega Montoya.

Pero, además, tiene razones para estar optimista. En medio del estancamiento de la economía estadounidense y de la crisis europea, algunos de sus competidores se están recogiendo. Por ejemplo, Asahi y Radici salieron de esta región, lo que le augura mayores crecimientos para este año.

En el futuro, Montoya –un apasionado del golf y del tenis y que pasa más de dos terceras partes del año fuera del país– se ve con nuevas responsabilidades internacionales. “Este es mi rollo”, dice, queriendo mantener la tradición con la que creció: el sector textil.
DINERO.COM COPYRIGHT©2010 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.