Dinero.com

Publicado: 21/02/2013

El Dorado del futuro

El Dorado del futuro

Dinero revela en exclusiva detalles del plan maestro del aeropuerto El Dorado. Se requerirán cinco pistas para el año 2041 cuando la terminal movilizará unos 70 millones de pasajeros. Catam sería trasladado.

La hoja de ruta del aeropuerto internacional El Dorado para los próximos 30 años ya está lista. El estudio, elaborado por Tylin International y otras tres firmas especializadas con amplia experiencia internacional en este tipo de desarrollos, concluye que en 30 años el tráfico pasará de 23 a 70 millones de pasajeros, lo que requerirá de cinco pistas en operación y el posible traslado de la base militar de Catam.

“Catam y todo lo que es operación privada hay que sacarla de allá”, anticipó a Dinero la ministra del Transporte, Cecilia Álvarez-Correa Glen, al mencionar un par de cifras del proyecto.

Presidentes de aerolíneas, dirigentes gremiales y el propio gobierno reconocen que el actual proyecto –incluso con la ampliación en curso– se quedará pequeño frente a las necesidades y el tráfico proyectado. Por tal motivo, el Ejecutivo contrató hace más de un año un nuevo plan maestro para las próximas tres décadas.

Una nueva ampliación del principal aeropuerto del país es crucial para la economía y el turismo, teniendo en cuenta los acuerdos comerciales suscritos y los que vienen en camino. También ubicaría a El Dorado en el mapa mundial de los mega-aeropuertos, una situación favorable para el comercio y el turismo. Actualmente, la de Bogotá es la primera terminal de carga en América Latina y la tercera en pasajeros.

El dorado 2041

El nuevo plan maestro concluye que para optimizar el aterrizaje y despegue se hace necesario reducir la distancia entre las aeronaves que están en la etapa de aproximación. Esta mejora requiere inversiones millonarias en equipos de aeronavegación porque la infraestructura actual podría ‘aguantar’ solo hasta el año 2016. Al reducir la distancia de 8 a 5 millas náuticas se podría pasar de 76 a 100 operaciones en hora pico.

Otra de las alternativas que se plantea es llevar a un aeropuerto alterno las operaciones privadas y militares que hoy soporta El Dorado, con lo cual la terminal actual podrá aguantar el tráfico creciente hasta el año 2024, es decir una década más.

Este aeropuerto alterno podría construirse en la Sabana de Bogotá, para lo cual ya se han hecho análisis preliminares de predios y estudios de vientos.

Uno de los asuntos que más llama la atención del nuevo plan maestro es que se habla de cinco pistas de aterrizaje, teniendo en cuenta que las dos actuales están llegando a su tope y una de ellas presenta restricciones en horario nocturno.

Para construir o concesionar esa nueva infraestructura el alto gobierno tendrá que negociar con los militares, quienes consideran El Dorado como un enclave estratégico para la seguridad del país. Si el traslado de Catam se complica, el cronograma para construir un nuevo aeropuerto o más pistas se reduce. En el año 2021 sería necesaria una tercera pista, pocos años después una cuarta y la quinta en 2031. Es decir, tres pistas más en solo 18 años.

Por el contrario, si se logra un acuerdo con la Fuerza Aérea y se traslada Catam junto con la aviación privada a una terminal alterna, la tercera pista en El Dorado solo se requeriría en 2031 y la cuarta en el año 2041.

El plan maestro también habla de la necesidad de ampliar la pista norte de 3.800 a 4.700 metros. Las firmas que elaboraron el plan argumentan que en la medida que se alargue la pista esos 900 metros, aviones de mayor peso, envergadura y capacidad podrán operar en Bogotá, una ciudad que por su altura –2.600 metros sobre el nivel del mar–, también dificulta el despegue de las aeronaves.

Por citar solo un ejemplo, para que un Airbus 320 –uno de los más utilizados en el mercado aéreo– despegue de Bogotá con el máximo de peso, requeriría una pista con una longitud de 4.500 metros. Una ampliación en la pista norte facilitará el servicio a destinos trasatlánticos como Europa.

Otra de las observaciones que hace el nuevo plan maestro es ampliar el número de salidas después de que un avión aterriza. Dos calles de salida en cada pista contribuirían a reducir en gran medida el tiempo de ocupación de las pistas principales.

En la industria aérea también es fundamental el número de sitios donde se ubican las aeronaves para embarcar y desembarcar. De acuerdo con las proyecciones, El Dorado necesita entre 81 y 94 de estas posiciones entre los años 2021 y 2026, periodo en el que se prevé una movilización de 37 a 45 millones de pasajeros. Las proyecciones a 2041 hablan de 69 millones de pasajeros y unas 127 posiciones para aeronaves.

El estudio también recoge varias debilidades que enfrenta hoy El Dorado. Entre ellas, la altura a la que está ubicada Bogotá, el desarrollo urbano de los municipios adyacentes, problemas de acceso y movilidad hacia el aeropuerto, la restricción nocturna y la capacidad de las pistas, entre otras.

En cuanto al Puente Aéreo, se conoció que el área hace parte del plan maestro, por lo que se tendrán que acelerar las negociaciones con Avianca, actual arrendatario.

El nuevo plan maestro será socializado con el presidente de la República, Juan Manuel Santos, en los próximos días y llevado a Consejo de Ministros pues requiere de un Conpes y un Confis. Una vez lo conozca en detalle el jefe de Estado, se decidirá si se opta por un terminal alterno en la Sabana o se entra a negociar con el Ministerio de Defensa para el traslado de Catam. El plan ya aterrizó, solo faltan las decisiones.
DINERO.COM COPYRIGHT©2010 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.