Publicado: 06/02/2013

Después de la tempestad

¿Quiénes fueron los grandes ganadores y perdedores tras la quiebra de InterBolsa, la mayor comisionista del país?

Aunque para los mercados financieros terminó siendo un buen año, los comisionistas de bolsa tuvieron un 2012 extremadamente difícil.

Las 26 firmas dedicadas a intermediar en el mercado de valores obtuvieron utilidades de tan solo $50.486 millones, 45% menos que el año inmediatamente anterior, siendo el único sector del mundo financiero colombiano cuyas ganancias decrecieron. A los bajos niveles de negociación que se venían presentando en los distintos mercados durante el año, producto del alto nivel de incertidumbre global y el bajo número de nuevas emisiones, entre otros factores, se sumó la estrepitosa quiebra de la que era la principal comisionista del país: InterBolsa. Este factor afectó aún más los niveles de transacción y la confianza del mercado. Solo en diciembre, el sector perdió alrededor de $6.500 millones (sin contar InterBolsa), en un mes que tradicionalmente es rentable.

Sin embargo, los resultados constituyen una primera aproximación para saber quiénes fueron los grandes ganadores –y perdedores– tras la quiebra de la mayor comisionista del país. Valores Bancolombia, la comisionista perteneciente al banco más grande del país, quedó de lejos como líder del mercado, con cerca de 42% de las utilidades del sector, gracias a la fuerte diversificación de su actividad. “Nuestro modelo de ofrecer a los clientes todos los servicios en un solo lugar nos permite tener una estabilidad en los ingresos aun en momentos difíciles pues no dependemos ni del corretaje, ni de la administración de fondos, ni de una sola actividad. Estamos trabajando en aprovechar el gran número de clientes que tiene el banco”, afirma Emilio Echavarría, quien preside la comisionista.

En el segundo lugar, con utilidades por más de $7.000 millones, está Corredores Asociados, la firma independiente con los mejores resultados en el año pasado. “A pesar de que tuvimos una menor actividad de emisión en acciones –luego de un 2011 muy bueno– estamos satisfechos de haber conseguido los resultados obtenidos. Ningún cliente nuestro registró un siniestro ante los problemas que tuvo el mercado, lo cual demuestra la buena administración de riesgo de la entidad”, afirma Carlos Quintero, presidente de la tradicional compañía.

Le siguen las comisionistas Bolsa y Renta y Correval, que pertenecen ahora a la brasilera BTG Pactual y al Banco de Crédito del Perú (BCP), respectivamente, a pesar de las fuertes pérdidas de diciembre, cuando tuvieron que realizar algunas causaciones de gastos y ajustes contables como parte de sus procesos de integración. “Tuvimos que llevar nuestros balances a los estándares que el banco tiene a nivel regional”, afirma Diego Jiménez, presidente de Correval. En conjunto, estas cuatro compañías responden por alrededor de 76% de las utilidades del sector. Le siguen otras tres firmas que pertenecen a grupos financieros como BBVA, Citi y Davivalores lo cual muestra el dominio de las bancarizadas

Saldo en rojo
Acciones de Colombia fue la firma que más perdió en 2012, con alrededor de $5.800 millones. Sin embargo, justo en la semana en que Interbolsa fue intervenida, la Superintendencia le levantó varios vetos que tenía, lo que le despejó el panorama a la firma. Esta compañía había sido vendida a principios de 2010 a Helbert Otero, accionista de Tecfin, BMC, Fidupetrol y la extinta Proyectar Valores. Sin embargo, la Superfinanciera declaró el negocio ineficaz y la entidad retornó a sus dueños tradicionales (la familia Serrano, propietarios de Iserra 100).

Según algunas fuentes de la compañía, “retomar el control y enderezar la compañía ha sido una lucha compleja pues encontramos otra compañía”, dicen. Incluso hablan de desidia administrativa, como facturas sin soportes, giros sin real causalidad con el objeto de la comisionista y desconocimiento de los controles. Por eso, la compañía está en un fuerte reajuste administrativo y en la consecución de un target de negocio más pequeño.

Otra compañía que destruyó un gran porcentaje de su capital el año pasado fue Asesorías e Inversiones, al perder más de $2.100 millones, cuando registró un patrimonio de $4.500 millones. A finales del año pasado, se anunció la compra de 60% de la compañía por parte de Valoralta, sociedad constituida en Panamá cuyos socios son aseguradores venezolanos. Según Álvaro José Isaza, presidente de la compañía, los nuevos accionistas realizarán una capitalización por US$5 millones.

Otras compañías como Celfin Capital, Corpbanca Valores, Global Securities y Compass Group también arrojaron pérdidas pero pertenecen a grupos financieros más grandes. El año 2013 arrancó de un modo más dinámico, con lo que la confianza y los volúmenes de negociación se vienen recuperando paulatinamente. Por esto, las diferentes entidades son moderadamente optimistas. Todos coinciden en que este no será un año de bonanza “pero pinta mejor”.

Sin embargo, los resultados del año anterior con las utilidades concentradas en unas pocas firmas son una evidencia de que vamos hacia un sector con menos jugadores pero cada vez más grandes y con mayor presencia de bancarizados.

Un sector con márgenes más estrechos y una competencia más intensa, donde probablemente siga la consolidación de firmas ante el interés que tienen empresas de Chile, Brasil, Estados Unidos y ahora México. “Este año podría haber tres o cuatro movidas”, puntualiza Jaime Humberto López, presidente de Asobolsa, gremio del sector.
DINERO.COM COPYRIGHT©2010 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.