Publicado: 06/02/2013

El Cavaliere repite

A finales de febrero serán las elecciones para Primer Ministro en Italia. Silvio Berlusconi puede llegar por cuarta vez a ocupar ese cargo.

En medio de un escándalo financiero de grandes proporciones, un candidato polémico e irreverente, que asusta a los mercados pero sigue subiendo en las encuestas, y una economía que sufre su cuarta recesión desde 2001, los italianos se preparan para renovar el Congreso y al Primer Ministro.

El 24 y 25 de febrero serán las elecciones y su resultado interesa cada vez más, pues las políticas del ganador pueden repercutir en la recuperación de la Eurozona. Por ahora, las encuestas las gana la coalición de centroizquierda que lidera Pier Luigi Bersani con 34%. En el segundo lugar está el millonario Silvio Berlusconi, con una coalición de centro derecha y alcanza 29%. En el tercer puesto está el actual primer Ministro, Mario Monti, que aspira a su reelección, con 15%.

Hasta comienzos de este año existía la expectativa de que el líder en las encuestas, Bersani, se aliara con Monti para tener más gobernabilidad. No en vano, pese a su rezago en los sondeos, a Monti le dicen ‘Super Mario’, por haber tomado las medidas necesarias para evitar que el país cayera en default. Sin embargo, la posible alianza es cada vez más complicada porque Bersani tiene aliados de extrema izquierda que Monti rechaza, y porque unos y otros se culpan por el escándalo conocido como Monte dei Paschi di Siena.

Este es el nombre del banco en funcionamiento más antiguo del mundo, fundado en 1472, que en 2009 escondió pérdidas millonarias con arriesgadas operaciones de derivados. El año pasado, la estrategia se volvió insostenible y la entidad tuvo que recibir ayudas públicas por 3.900 millones de euros.?Las consecuencias políticas de este escándalo afectan a Bersani y a Monti. Al primero, porque el banco está controlado por las autoridades locales de Siena, un feudo tradicional de la izquierda. Basani ha tenido que explicar que su coalición no comparte las prácticas de la entidad y que, por el contrario, está a favor de una investigación.

Al segundo, Monti, lo afecta porque estaba en el gobierno cuando se le dio la ayuda al banco y sus adversarios lo acusan de haberle inyectado fondos públicos sin destapar previamente las irregularidades.

El gran beneficiado parecer ser Berlusconi, quien, sin embargo, no ha realizado ninguna declaración criticando la gestión de Monti ni de los socialistas. Su estrategia no es clara. El día en que se conmemoró el holocausto judío dijo que Benito Mussolini fue bueno para su país (lo que en cualquier otra nación lo hubiera dejado por fuera de la carrera electoral), luego contrató para su equipo de fútbol, Milan, al jugador Mario Balotelli (que se estima le dará 400.000 votos de los aficionados).?Para algunos analistas, lo suyo son las metidas de pata (como cuando dijo que el presidente Obama es un bronceadito y que él se compara con Jesús), pero para otros es su estrategia para asegurarse un puesto en los titulares de prensa, que le sirven para subir en las encuestas.

Todo parece indicar que va a ser difícil lograr coaliciones en el nuevo congreso italiano, lo que no es un buen augurio para las duras medidas que tienen que tomar si desean levantar su alicaída economía.
DINERO.COM COPYRIGHT©2010 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.