Publicado: 08/02/2013

Correa para rato

El próximo 17 de febrero son las elecciones presidenciales en Ecuador y todo apunta a una victoria contundente de Rafael Correa, incluso, en primera vuelta. Su secreto: crecimiento y buena ejecución.

Sin sorpresas. Así se anticipan los resultados de la jornada electoral que se cumplirá en Ecuador este 17 de febrero, cuando se da por hecho la reelección presidencial del economista Rafael Correa, quien ya ajusta seis años en el poder.

La mayor sorpresa de la jornada se dará si Correa no alcanza el porcentaje que requiere para obtener el triunfo en la primera vuelta, en cuyo caso tendrá que someterse a un segundo escrutinio, el 7 de abril. ? Las encuestas son implacables con los siete candidatos que enfrentan al presidente. La más reciente, llevada a cabo el 13 y 14 de enero por la firma Consult Marketing Solution, señala que mientras el mandatario tiene una intención de voto de 47,65%, sus adversarios sumados apenas llegan a 12,95%. 31,18% de los consultados están indecisos mientras que 8,22% no votará por ninguno.

Este resultado implica una mayor profundización del modelo económico socialista durante los próximos cuatro años, mayor gasto público, nuevos subsidios para la población más vulnerable y negociaciones duras con los inversionistas extranjeros y el capital privado, estrategias que han caracterizado los seis años de su gobierno.

Guillermo Lasso, candidato del movimiento Creo –fue banquero y gobernador del estado de Guayas–, es el principal oponente, aunque apenas tiene 7,8% de la intención de voto. Pese a las fuertes críticas que ha lanzado contra el modelo autoritario y mesiánico de Correa, y a sus propuestas para liberalizar la economía, no ha logrado ganar más adeptos.

Pero, la favorabilidad del presidente Correa, que alcanza 80%, no ha sido gratuita. En sus seis años de gobierno el país ha registrado avances importantes en reducción de la pobreza, control de la inflación, aumento del empleo, modernización y crecimiento económico. Solo en el caso de la pobreza, la reducción de la tasa global fue de 12 puntos.

En materia de empleo, los resultados son positivos, al registrar una de las tasas de desempleo más bajas de la región, de apenas 5%. La inversión en obras públicas y la modernización del aparato estatal, prioridades del presidente, han logrado apuntalar los buenos resultados.

La preocupación, sin embargo, tiene que ver con el débil crecimiento que se avizora de la economía. Mientras en 2011 este país de 11,8 millones de habitantes creció a una tasa de 8% y en 2012 esta pasó a 4,8%, para 2013 la Comisión Económica para América Latina (Cepal) prevé que solo llegará a 3,5%, por los efectos de la crisis económica mundial. Ya el menor ritmo se nota debido a la reducción de giros por remesas –una de las principales fuentes para esta economía– y las menores compras de algunos de los principales productos ecuatorianos de exportación.

Por eso, algunos analistas aseguran que, si bien Correa mantendrá en sus próximos cuatro años de gobierno las condiciones básicas de su modelo económico socialista, tendrá que ser más pragmático para recuperar la confianza de los inversionistas extranjeros, pues necesita de estos capitales para continuar el proceso modernizador que emprendió. De otro modo, su popularidad podría verse menguada.
DINERO.COM COPYRIGHT©2010 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.