Dinero.com

Publicado: 22/01/2013

El más rico de Brasil reduce su apuesta en Colombia

El más rico de Brasil reduce su apuesta en Colombia

Habrá recortes en el proyecto de explotación de carbón en el departamento de La Guajira, que adelanta el grupo del magnate brasileño Eike Batista.

Los rumores sobre una fuerte reestructuración de CCX, la empresa de carbón creada en Colombia por el magnate brasilero Eike Batista, se acaban de confirmar y sus detalles se conocerán este jueves, cuando la compañía anunciará oficialmente desde Río de Janeiro los ajustes al proyecto.

Se estima que habrá recortes de por lo menos el 50% de la nómina en Colombia y en las inversiones para el proyecto, que incluía el desarrollo de minas y la construcción de un ferrocarril y un puerto. Hasta hace unos meses estas inversiones se habían tasado en US$4.000 millones, pero tendrán que reducirse para estar a tono con la realidad del negocio energético internacional.

Desde finales del año pasado en el sector minero se hacían conjeturas sobre un posible recorte de grandes proporciones al mayor proyecto carbonero que tiene en el país el magnate brasileño.

Este lunes 21 de enero las sospechas se confirmaron cuando el propio Eike Batista, a través de un comunicado, le informó a la Bolsa de Valores de Sao Paulo su intención de lanzar una OPA para recomprar las acciones que CCX ha vendido a los inversionistas desde el 25 de mayo de 2012, cuando debutó en la Bolsa de valores de Sao Paulo. La compañía en Colombia no se quiso pronunciar al respecto.

En un comunicado escueto, el magnate informó que ofrecerá a los actuales tenedores un valor de US$4,31 por cada título, los cuales se pagarán a través de participaciones accionarias en alguna de las compañías de su grupo EBX: la de minerales MMX; la de logística LLX; la de energía MPX; la de petróleo y gas OGX, o la del sector naviero, OSX.

La recompra de acciones es el primer paso que dará Batista para “recomponer la casa”, que implica además retirar a CCX de la Bolsa de Valores.

Algunos expertos atribuyen la reestructuración de CCX Colombia a las dificultades financieras que durante el año pasado enfrentó el magnate brasileño tras el revés bursátil de algunas de sus principales empresas en la bolsa de valores. A esto se suman los bajos precios internacionales del carbón y las perspectivas poco favorables que se avizoran para este mineral, debido al surgimiento de energías alternativas en mercados como Estados Unidos, uno de los principales consumidores de este mineral.

Pero también hay quienes creen que el grado de ambición con el que se formuló inicialmente el proyecto no se compadece con la realidad del negocio.

Aunque solo hasta este jueves se conocerán los detalles, se anticipa que el ajuste en la operación colombiana será de gran magnitud y dejará el proyecto “en sus justas proporciones”.

Desde 2010 la compañía brasilera, a través de MPX, la filial que entonces operaba en Colombia, anunció un proyecto de gran envergadura para explorar y explotar el carbón de alta calidad hallado en varias minas ubicadas en el departamento de La Guajira.

Tras obtener los respectivos títulos mineros, la compañía anunció la puesta en marcha de un proyecto que, a un costo cercano a los US$4.000 millones, buscaba explotar el carbón de las minas ubicadas en el sur de la Guajira y transportarlo a través de un ferrocarril de 150 kilómetros que planeaba construir, hasta un puerto que también iba a construir en el municipio de Dibulla.

Los altos precios del carbón y la calidad del mineral alentaron esta iniciativa y la compañía inició en 2010 la fase de exploración que hasta el momento le ha exigido inversiones cercanas a los US$500 millones. También avanzó en la contratación de cerca de 400 empleados, tanto en las oficinas administrativas de Bogotá con en las minas.

La operación

De acuerdo con la Agencia Nacional de Minería, ANM, en Colombia, CCX tiene 22 títulos mineros en el departamento de la Guajira, distribuidos en los municipios de San Juan, Fonseca, Distracción y Barrancas, de los cuales la mayoría se encuentran en etapa de exploración.

Actualmente tiene aprobado un proyecto a cielo abierto denominado Cañaverales, que se encuentra en etapa de construcción y montaje, y hace parte de un proyecto mucho más grande que el grupo planeaba desarrollar a futuro a través de una integración, según la ANM.

CCX había anunciado que su idea era armonizar el desarrollo de dos proyectos mineros de explotación a gran escala, uno a cielo abierto denominado Cañaverales –con reservas probadas de 26,7 millones de toneladas de carbón– con otro subterráneo, conocido como la mina San Juan, con reservas probadas de 680 millones de toneladas.

Los demás títulos mineros entrarían a conformar un proyecto minero cerca al municipio de Barrancas bajo la denominación de Papayal, según le comunicó a la ANM. Además, la compañía planeaba construir un puerto privado en el municipio de Dibulla –con inversiones superiores a los 400 millones de dólares y una capacidad final de más de 35 millones de toneladas por año– y la construcción de un ferrocarril privado para el trasporte de carbón desde el municipio de Fonseca, al sur de la Guajira, que pasaría luego por el proyecto Papayal en Barrancas hasta finalizar en el puerto de Dibulla.

Los ajustes que se anunciarán este jueves dejarán este proyecto en unas proporciones distintas a las inicialmente planteadas y muy posiblemente a muchos colombianos vinculados con esta iniciativa, en el asfalto.

DINERO.COM COPYRIGHT©2010 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.