Dinero.com

Publicado: 08/01/2013

2013: estabilidad económica y amenaza política

2013: estabilidad económica y amenaza política

Para los analistas este año habrá relativa estabilidad pero existen muchas amenazas políticas que pueden generar un viraje en el apetito por riesgo de los inversionistas.

A primera vista 2013 luce como un año de estabilidad, en el que la economía y las inversiones apuntan a mantener una tendencia similar a la que se dio en 2012.

Pero para Felipe Gómez Bridge, vicepresidente de Administración de Portafolios del Grupo Bancolombia el clima político tanto en Colombia como en el mundo, puede generar cambios importantes que afecten el desempeño de los mercados en el nuevo año.

Año preelectoral impulsaría PIB

Para este año se espera un crecimiento de la economía colombiana cercano a un 4,5%, sin embargo, existe una alta probabilidad de que esta cifra sea un poco más alta.

¿La razón?, las inversiones del Gobierno en medio de un año previo a las próximas elecciones presidenciales, podrían incrementarse.

Entre estas inversiones se espera la materialización del plan de entrega de viviendas del Gobierno Central, así como la adjudicación de una alta proporción de los proyectos de obras públicas que comprenden el plan de $40 billones estructurado por la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).

Gómez le asuma a los anteriores proyectos, el mayor presupuesto de inversión de Ecopetrol (casi US$10 mil millones en 2013), así como el mantenimiento de las inversiones que se han venido dando en los sectores minero-energéticos (cerca US$12 mil millones de Inversión Extranjera en 2012 y más de US$14 mil millones esperados para 2013).

Contabiliza además el efecto en la economía de las bajas en las tasas de interés realizadas por el Banco de la República en 2012.

“Son elementos adicionales que podrían llevar a los analistas a revisar al alza sus proyecciones de crecimiento económico a medida que avance el año”.

La otra cara de la moneda

No obstante, no descarta que al ser 2013 un año preelectoral, existe una alta probabilidad de que se presenten eventos políticos que generen nerviosismo, y que hagan que el sector privado no acompañe al sector público en este boom de inversión esperado para el año.

Las negociaciones de paz seguramente tomarán cada vez más protagonismo, y –como en elecciones anteriores– podrían marcar el resultado del proceso electoral.

“Por lo tanto, noticias negativas provenientes de este entorno político, tendrían un impacto a la baja en las expectativas de crecimiento económico, y generarían un menor apetito por inversiones riesgosas”, explica Gómez Bridge.

Resalta que es importante estar atentos ante cambios que generen sorpresas, como los que podrían provenir de la evolución de la salud del Presidente Chávez en Venezuela, de las políticas cada vez más controvertidas de la presidenta Dilma Rousseff en Brasil, y de las medidas que tome el nuevo presidente de México.

En el arranque del nuevo año, beneficiaría las inversiones en acciones y en bonos de largo plazo la tendencia bajista en las tasas de interés proveniente de los efectos de la reforma tributaria, el apetito por riesgo de inversionistas internacionales, la disminución de la inflación y las mejoras que ha tenido el Gobierno en sus finanzas públicas.
                                                               
DINERO.COM COPYRIGHT©2010 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.