Publicado: 12/12/2012

Los últimos días

La recaída de Chávez debido al cáncer abre la posibilidad de un desenlace fatal para el mandatario venezolano. ¿Qué va a pasar con Venezuela?

Por cuarta vez, Chávez partió hacia la Habana para ser operado de un tumor cancerígeno, al parecer por una metástasis en los huesos de la médula espinal. Sin embargo, es la primera vez en los 18 meses que lleva padeciendo la enfermedad, que reconoce sin tapujos que las cosas pueden salir mal. Tan mal, que designó abiertamente como su sucesor a Nicolás Maduro, su vicepresidente y entrañable amigo.

La noticia cayó como una bomba en el mundo político y económico. ¿Qué viene para Venezuela si Chávez llega a faltar? ¿Quién lo puede suceder? Todo va a depender de la fecha en la que llegue a fallecer. Si muere antes del 10 de enero de 2013 –día en que inicia el nuevo gobierno—, quien asuma las riendas será el Presidente de la Asamblea Nacional. Si muere después del 10 de enero, entonces será el Vicepresidente de la Nación.

En el primer caso, se trata de Diosdado Cabello, un chavista puro, exmilitar y con denuncias de corrupción. Fue titular de las carteras de Interior y Justicia, de la Secretaría de la Presidencia y director de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel). Según un cable de Wikileaks, Diosdado sería el ‘socio en la sombra’ de la mayoría de los operadores portuarios de su país. También tendría inversiones en el sector financiero, así como una enorme influencia en la escogencia de los rectores del Consejo Nacional Electoral. Además de ser un hombre rico y poderoso, es uno de los preferidos de Chávez por haber participado con él en el fallido golpe de estado contra Carlos Andrés Pérez. Es considerado por los analistas como un signo inequívoco del ala militarista de la era chavista. Fue intermediario en las negociaciones con el ELN durante el gobierno de Andrés Pastrana.

En el segundo caso –es decir, si Chávez muere después del 10 de enero– el ungido sería Nicolás Maduro, actual vicepresidente de la República. Maduro es uno de los alfiles más fieles del chavismo y tal vez el único funcionario en el que el mandatario venezolano confía plenamente. Exconductor del metro y líder sindical, está en la primera línea de sucesión por su tono conciliador y pragmático. Es el responsable del ingreso formal de Venezuela a Mercosur, uno de los grandes sueños de Chávez que se materializó el pasado 6 de diciembre.

Tanto Diosdado Cabello como Nicolás Maduro están en la obligación de decretar nuevas elecciones presidenciales en un periodo no mayor a 30 días. No obstante, analistas venezolanos ven grandes posibilidades de una reforma constitucional que evite convocar a elecciones para poder designar directamente como presidente a Maduro y cumplir la última voluntad de Chávez. Pues si bien Maduro es un hombre apreciado y carismático, difícilmente sería capaz de ganarle en una contienda a Henrique Capriles, el candidato de la oposición que puso en aprietos a Chávez en las pasadas presidenciales de octubre.

Con la reforma constitucional, Chávez aseguraría el futuro de la revolución bolivariana, al menos por los siguientes seis años, que es el tiempo que dura el periodo presidencial. Pero no será sencillo. ¿Habrá chavismo sin Chávez? ¿Será el elegido aceptado al interior del chavismo? ¿Podrá transferirle el poder sin ningún traumatismo? ¿O será una transición con ciertos niveles de violencia?

Esas son las preguntas que rondan en el ambiente por estos días y sobre las cuales no es fácil determinar el futuro. La prueba de fuego para Chávez serán las elecciones regionales del próximo 16 de diciembre. Allí se medirá qué tan profundo fue el impacto psicológico de su anuncio sobre su enfermedad terminal. Si los resultados electorales favorecen al chavismo, entonces el camino estará despejado para su reforma constitucional.

DINERO.COM COPYRIGHT©2010 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.