Dinero.com

Publicado: 12/12/2012

Ángeles inversionistas

Ángeles inversionistas

Cada vez más empresarios del país deciden apadrinar compañías nacientes. Más que dinero, ofrecen consejos gerenciales y redes de contactos.

Andrés Bernal Correa, vicepresidente Financiero y de Estrategia de Sura Assets Management, es uno de los cerebros detrás de la fuerte expansión del Grupo Suramericana y fue el artífice de movidas como la compra de parte de ING, uno de los mayores negocios en la historia empresarial del país.

Nadie pensaría que tiene mucho tiempo libre y menos que este exitoso ejecutivo paisa se dedique a apoyar con su capital, experiencia, conocimiento y contactos a pequeños emprendedores que están arrancando, lo que se conoce en la literatura económica como inversionistas ángel.

Para este emprendedor por naturaleza, que ha fundado y tiene participaciones en varias empresas, esta actividad es una pasión. “Sentarme a hablar con un emprendedor me distensiona, no lo siento como un trabajo. Además, es inmensa la satisfacción que genera ver el crecimiento de una nueva empresa y saber que se está creando empleo”, afirma Bernal, quien tiene una regla de oro: “nunca lo hago solo”.

“No es solo por tiempo sino porque un número plural de socios aumenta la probabilidad de éxito. Lo hago con amigos que en su gran mayoría son también empleados del Grupo Sura o Bancolombia (como David Bojanini y Sergio Restrepo)”, agrega Bernal, que pertenece a la Red de Ángeles Inversionistas de Capitalia.

Del mismo modo, Juan Guillermo Serna, expresidente de Terpel, una de las compañías más grandes del país, y hoy miembro de importantes juntas directivas no falla desde hace más de dos años a una: la de la Red de Inversionistas Ángeles de Bavaria. Desde allí se ha convertido en uno de los principales promotores de este naciente tema en el país.“Cuando salí de la universidad, todo el mundo quería emplearse en el DNP o en el Ministerio de Hacienda, hoy los muchachos salen con ganas de montar su propia empresa. Pero hacen falta inversionistas dispuestos a invertir en capital de riesgo. Hay que apoyar gente emprendedora en sectores nuevos, no podemos seguir con las mismas empresas de siempre”, agrega.

Como ellos, son cada vez más los empresarios de grandes compañías, altos ejecutivos, representantes de family office o grupos de inversión que buscan la opción de invertir en compañías de reciente creación. Por ahora, los sectores predilectos para este tipo de inversión han sido biotecnología, ingeniería aplicada, BPO, tecnología de alimentos, software, medio ambiente y TICs.

Las inversiones


Estas personas se reúnen permanentemente y están conectadas en redes para poder llegar a más y mejores proyectos de alto potencial. Las de mayor trayectoria en el país son las que pertenecen a Capitalia, una banca de inversión enfocada en Pymes y nuevas empresas, y la de Bavaria.

La Red de Ángeles Inversionistas de Capitalia –que cuenta con el apoyo del BID, Fomin, Créame Incubadora de Empresas, Alcaldía de Medellín y Proantioquia– tiene alrededor de 25 inversionistas ángel.

En sus dos años y medio han hecho siete inversiones que suman $1.480 millones en seis compañías: Pilotview, una empresa de fotografía y video aéreo profesional; Bombillo Amarillo, especialistas en animación; Andes BPO, un contact center; Entucel, empresa de mobile marketing; Poltec, que produce y comercializa almidones modificados de yuca y alimentos en polvo, y Progal BT, que fabrica alimentos funcionales a partir de un hongo. La inversión promedio ha estado alrededor de los $185 millones.

Sin embargo, “todavía es limitada la oferta de buenos proyectos pues les falta experiencia y hablar el mismo lenguaje del inversionista. El emprendimiento parece ir por un lado y la inversión por otro. Son dos mundos que hay que unir”, afirma Alejandro Marín Toro, gerente de la red.

Para Catalina García, directora de la Fundación Bavaria, gestora de esta red, “es como un noviazgo donde hay que generar confianza y credibilidad. El emprendedor tiene miedo de compartir información y el inversionista de perder su dinero”.

Según García, acaban de hacer una inversión de $400 millones en una empresa que desarrolla productos químicos para el tratamiento del agua y estarían próximos a desembolsar otros $2.000 millones en tres empresas de innovaciones de alimentos y software. Además, tenemos 40 empresas más listas buscando financiación.

De los 100 ángeles inversionistas de Bogotá y Barranquilla que habrían participado de las ruedas privadas, hay seis (incluido Serna) que han estado desde hace más de dos años motivando a otros. Según García, aún no hay una cuota de membresía, pero la idea es llegar a esto para que la red sea autosostenible. El monto de la inversión oscila entre los US$25.000 y US$250.000 por proyecto.

“Estos dos años largos han sido un proceso de aprendizaje de todos los actores donde hemos ayudado a generar un ambiente de confianza, traído prácticas internacionales y ayudar a construir un ecosistema del emprendimiento”, afirma García. De hecho, Bavaria está buscando formar capítulos en Barranquilla, Medellín, Cali y Bucaramanga para lo cual ya está en contacto con entidades como las universidades del Norte, Eafit, ICESI y Javeriana; Comfama y la misma Capitalia.

Este esfuerzo ya se está replicando en otras regiones del país representado en varias redes en formación, como las de ángeles inversionistas de Santander (Corporación Bucaramanga Emprendedora), el Eje Cafetero (Incubar Manizales), Bogotá y Cundinamarca (Universidad Javeriana, Bogotá Connect y Fundación Bolívar), del Tolima (Corporación CorColombia), entre otras o incluso algunas con cierta trayectoria como Inversionistas Ángeles de los Andes, TIC Hub Bog o la red de la Cámara de Comercio de Bogotá en un convenio con Créame, entre otras.

América Latina tiene alrededor de 28 redes con cerca de 665 inversionistas afiliados, según un estudio de la Escuela de Negocios de IESE Business School de España, pedido por el Fomin. Estas redes habrían invertido en cerca de un centenar de empresas más de US$23 millones entre 2005 y 2011, el 70% desde 2008. Esto es en promedio US$265.000 por emprendimiento, muy por encima de lo que se invierte en Colombia.

No nos enredemos

Colombia es un país de emprendedores. Sin embargo, muchas de estas iniciativas fracasan durante los tres primeros años por factores como la falta de financiación y apoyo en la gestión.

El sector financiero no les presta a ideas ni a empresas que están arrancando pues no cuentan con garantías, mientras que los fondos de inversión buscan empresas de un tamaño mayor y con algún éxito probado. Hay una brecha que hay que cerrar para que más emprendimientos puedan dar este salto.

Todos tienen que aportar para consolidar este incipiente tema. Los inversionistas ángel deben aprender a tomar riesgo y vincularse más, mientras que los emprendedores deben llegar un poco más preparados.

El Gobierno debe ayudar a organizar todos estos esfuerzos regionales para tratar de conformar una gran red nacional que junte esfuerzos y permita un aprendizaje más rápido. Del mismo modo, idear incentivos para fomentar la inversión en capital semilla, como descuentos tributarios o un fondo estatal que garantice parte de la inversión para que los inversionistas ángel se consoliden como una alternativa de financiación para las nuevas empresas del país.
DINERO.COM COPYRIGHT©2010 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.