Publicado: 08/12/2012

Pymes, ¿desarmadas frente a los TLC?

La baja competitividad de las Pymes, la inmadurez en la gerencia, la falta de estrategias y el poco valor que se le da al recurso humano hacen parte de los retos que las pequeñas empresas colombianas deben mejorar.

Se estima que en Colombia, las pequeñas y medianas empresas, pymes, representan el 63% del empleo que se genera en el país, el 45% de la producción manufacturera, el 40% de los salarios y el 37% del valor agregado. Además, hacen parte del 85% de los negocios que actualmente existen en el país.

Sin embargo, enfrentan a grandes monstruos: los tratados de libre comercio que Colombia ha negociado, negocia y negociará con otros países.

Según Santiago Baute, director en Colombia de Disitraining, empresa especializada en gestar el desarrollo humano y organizacional, las pequeñas y medianas empresas, pymes, deben actualizarse en gestión administrativa para que sus esfuerzos no sean superados por la competencia extranjera.

Para el consultor, las pymes del país tienen desventajas que deben superar:

*La baja competitividad
*La inmadurez en la gerencia,
*La falta de estrategias
*El poco valor que se le da al recurso humano
*La inconsciencia frente a aspectos claves de la empresa
*La improvisación

Según Baute, Muchas pymes no tienen conciencia de las realidades críticas de sus organizaciones, y por ende no las pueden gerenciar, “realidades que empresarios de otras latitudes manejan con maestría”, señala.

Sino se preparan, las consecuencias no son difíciles de imaginar. Baute indica que los mejores, más temprano que tarde, se quedarán con los mercados.

“Tenemos que apostarle a ser esos mejores empresarios, que logren conservar su presencia en nuestros mercados internos y conquisten nuevas demandas”.

Las recomendaciones

*La primera es fortalecer el entendimiento que los directivos tienen de sus organizaciones y sus variables críticas.

“No podemos gerenciar lo que no vemos, y nuestro empresario Pyme tiene demasiados puntos ciegos de sus empresas que van a la deriva.

*Un profundo autodiagnóstico de la empresa por parte de sus principales cabezas.

“Lo primero, para iniciar un proceso de evolución, es detectar esas realidades de mi empresa que yo no estoy gerenciando y otros sí.

*A través del Programa Práctico para la Evolución Empresarial, se puede realizar un mapa de ruta para hacer evolucionar las prácticas de gestión de sus empresas hacia estándares competitivos del Siglo XXI.

                                                               
DINERO.COM COPYRIGHT©2010 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.