Publicado: 05/12/2012

En resumidas cuentas...

Cerró noviembre, un mes que a pesar de los múltiples contingentes que se avizoran para 2013, el mercado accionario contuvo la fuerza para frenar la debilidad vista en octubre, dejando para diciembre esperanza para los inversionistas. Opinión de Santiago Maggi.

Sin duda, en lo que resta del año los mercados financieros estarán a merced de los políticos ante la resolución, así sea temporal, del abismo fiscal. No obstante, si los hacedores de política llegan a tal acuerdo, el mercado accionario en EE.UU. tiene todas las bondades para cerrar el año con bombos y platillos. Es evidente la fuerza del mercado accionario cuando se observa que el Índice S&P 500 terminó levemente positivo, enfrentando la posibilidad de enfrentar una severa recesión en el2013.

El S&P 500 cayó 8.9% desde los altos entre septiembre y los primeros días de noviembre, una corrección que era hasta sana después del rally de mitad de año. De la misma forma, el mercado repuntó retornando más de 5% desde los bajos a mitad de mes ante ningún cambio importante, pues en materia fiscal una resolución ha estado todavía lejos de ser un hecho.

El mercado accionario ya venía subiendo con contundencia desde mitad de año ante la expectativa de soportes monetarios por parte de los bancos centrales, amortiguando todo contingente de la desaceleración en EE.UU, China, y la crisis en Europa. Ahora la desaceleración de China y EE.UU parece haber encontrado estabilización, por lo menos momentáneamente. La crisis en Europa ha sido neutralizada por la combinación de política monetaria y alivios a los planes de austeridad para las naciones en mayor riesgo. Por ende, la expectativa de superación de expectativas es superior a la posibilidad de decepción, y la probabilidad de una subida en el mercado accionario es relativamente alta.

La dinámica entre sectores también confirma la posibilidad de un repunte a final de año, pues ciertos sectores cíclicos como el financiero, industrial y consumo discrecional han venido mostrando buen desempeño bursátil, además de fundamentales para nada despreciables ante una crisis fiscal en EE.UU. Principalmente las cifras de confianza del consumidor muestran una mejor perspectiva del consumidor para el 2013, lo que podría impulsar a la economía por lo menos en el corto plazo, y así sumar a la razones para que el mercado accionario siga subiendo.

Sin embargo, es imperante tener cuidado con los sectores de servicios públicos, salud, e industrial (particularmente la industria de defensa) ya que el abismo fiscal podría tener impactos significativos sobre estos sectores (ver detalle en el reporte).

Aunque las probabilidades parecen apuntar a un mercado optimista, el invertir con decisión aguantando la volatilidad de las negociaciones políticas, y el aplicar las medidas de riesgo necesarias son claves para terminar el año con éxito rotundo.
                                                               
DINERO.COM COPYRIGHT©2010 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.