Publicado: 02/12/2012

La ignorada discapacidad de grandes hombres de la historia

La artista Frida Kahlo, el compositor Ludwig van Beethoven, el presidente de EE.UU. Franklin D. Roosevelt, el almirante Horatio Nelson, el cantante Ian Dury y la actriz Sarah Bernhardt.

En un museo de Venecia hay cuatro notables caballos de cobre.A miles de kilómetros, en la magnífica y antigua iglesia de Santa Sofía en Estambul hay una placa con el nombre de Henricus Dandolo, que marca la tumba del hombre que robó esos caballos en 1204, más conocido como Enrico Dandolo.

Dogo (máximo magistrado y dirigente) de la República de Venecia desde 1192, Dandolo lideró la Cuarta Cruzada –una expedición que pretendía conquistar el Egipto musulmán– hacia Constantinopla.

Su ejército golpeó el corazón del Imperio Bizantino. Dandolo fue un líder dinámico que reformó el sistema monetario veneciano y una figura inspiradora en el campo de batalla.

Cuando la armada cruzada flaqueaba bajo una fulminante lluvia de flechas bizantinas, él fue el líder que los condujo a la victoria. Y aquella fue la primera fuerza militar extranjera que vulneró las murallas de Constantinopla.

Dandolo murió después de una expedición a Bulgaria al año siguiente. Para sus seguidores fue valiente, enérgico y vigoroso. Para sus enemigos, ambicioso, inescrupuloso y astuto.
Pero hay dos aspectos de su vida que pueden sorprender al lector.

Dandolo realizó todo lo narrado anteriormente con 90 años. Y era ciego desde hacía más de dos décadas.

Ciegos, sordos, mancos, epilépticos, leprosos

Como cuenta el profesor Thomas Madden, autor de su biografía, Dandolo se quedó ciego a causa de un severo golpe en la cabeza que le provocó daño cerebral cuando era sexagenario.

Pero no fue el único guerrero discapacitado de la Edad Media. El rey Juan de Bohemia murió cabalgando en plena batalla de Crecy contra los ingleses, y llevaba ciego diez años.

Y Balduino IV, rey de Jerusalén, fue capaz de vencer a las tropas de Saladino en la batalla de Montgisard en 1177 a pesar de estar seriamente debilitado por la lepra.

Sin embargo, Dandolo pertenece a la larga lista de figuras históricas cuya discapacidad fue, en un sentido, ignorada.

Muchos conocerán la sordera de Beethoven, o habrán oído hablar de las convulsiones de Julio César – posiblemente debidas a la epilepsia.

La locura del rey Jorge III quedó grabada en la posteridad gracias a una obra de teatro y a una película. Juana la Loca de Castilla fue una figura clave en la lucha por el control de la España del siglo XVI.

Y el almirante Lord Nelson, que al perder su brazo derecho escribió: "un almirante zurdo no volverá a ser considerado útil, por lo tanto cuanto antes encuentre una humilde morada para retirarme, mejor, y así dejar espacio para que un mejor hombre pueda servir al estado".

Sin embargo, la gente no suele pensar en Nelson, o en los nombres mencionados más arriba como discapacitados.

Muy pocos niños aprenden sobre la gran cantidad de personajes históricos con discapacidad.
"Son ignorados por dos razones" explica el sociólogo Tom Shakespeare, autor del libroDisability right and wrongs (Discapacidad, aciertos y errores), "o son realmente desconocidos, o no lo son para nada, pero nadie los considera discapacitados".

La silla de Roosevelt

El concepto de discapacidad asociada a la identidad es comparativamente reciente, dice Shakespeare, que escribe un blog sobre figuras discapacitadas de la historia.

"El uso de la palabra 'discapacitado' para describir todo el espectro es algo del siglo XX".
"La discapacidad está muy asociada a desechos. Cuando aparece alguien como Dandolo se le otorga una especie de estatus honorario de no discapacitado". "Si han tenido éxito, no pueden ser discapacitados. Ese aspecto de su identidad no es priorizado".

Y por supuesto, siempre hubo incentivos para que los discapacitados disimularan o escondieran su condición. Así ocurrió con Dandolo.

"Circulaban historias sobre cómo ocultaba su ceguera. Ponía un pelo en su sopa y se quejaba en voz alta", cuenta su biógrafo.

Sus esfuerzos anticiparon los que realizó el presidente estadounidense Franklin Roosevelt más de siete siglos después.
Paralizado de la cintura para abajo por más de una década antes de convertirse en mandatario, Roosevelt también se empeñó en ocultar su discapacidad.

Hay un montón de imágenes de Rooselvelt de pie como presidente, pero en cada una de ellas se está apoyando cuidadosamente en algún soporte.

Roosevelt supuso que su discapacidad mermaría sus perspectivas electorales.
Sus apariciones en mítines, discursos públicos y ante la prensa eran prolijamente coreografiados para que no se viera su silla de ruedas.

"No hay caricaturas de él como discapacitado. No hay imágenes de archivo, lo cual es bastante extraordinario", dice Shakespeare.

Importancia simbólica

En el caso de Dandolo, es común que incluso los modernos estudiantes olviden su discapacidad. "Nunca pienso en él como discapacitado", admite el profesor Madden.

Dandolo está retratado en las ilustraciones de la magnífica Sala del Consejo Mayor en Venecia, pero en las pinturas no se evidencia su ceguera.

"Se muestra a un hombre muy vigoroso mirando objetos y haciendo cosas", dice Madden.
De acuerdo con la mentalidad moderna, semejante éxito de una persona ciega daría pie a expresiones de optimismo sobre el potencial de todas las personas con discapacidad.

Pero las cosas eran diferentes en el medioevo. Hay una gran ironía en la vida de Dandolo: el Imperio Bizantino dejaba ciegos a los emperadores depuestos para evitar que volvieran al poder, y sin embargo, fue derrocado por un enemigo invidente.

Sin embargo, también hay que decir que la historia no se escribe sólo con las peripecias de los grandes hombres.

Muchos discapacitados reparan en la importancia histórica de la vida de la gente común y de los avances sociales y legales.

Pero según Shakespeare, resaltar las figuras discapacitadas de la historia tiene un propósito simbólico.

"Es muy importante nombrar a las personas porque tenemos una visión muy negativa (de las personas con discapacidad)".

DINERO.COM COPYRIGHT©2010 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.