Dinero.com

Publicado: 09/11/2012

País de ricos

País de ricos

Colombia fue la nación donde la riqueza privada creció más entre junio de 2011 y junio de 2012, según Credit Suisse. Sus cuentas indican, además, que acá hay 75.000 adultos con fortunas superiores a US$1 millón.

Por esas paradojas de la vida, mientras en el mundo la riqueza disminuye, en Colombia va en aumento. Así lo establece el tercer estudio anual del Credit Suisse Research Institute, el cual muestra que por los problemas de los países desarrollados, entre junio del año pasado y el mismo mes de este año bajó en 5,2% la riqueza de los hogares del planeta, quedando en US$223 billones.

Sin embargo, en cuatro países la fortuna privada no disminuyó sino creció: Colombia, China, Estados Unidos y Japón.

Donde más aumentó fue en Colombia, con un avance de 16% y US$100.000 millones adicionales en las arcas de los hogares del país. En Estados Unidos el crecimiento fue de US$1,3 billones, pero tan solo 5% superior al año anterior. La explicación para el buen resultado nacional tiene que ver con la tasa de cambio, un aumento de 11% en el valor de las empresas que cotizan en Bolsa y el crecimiento económico.

Como resultado, Colombia pasó de tener 1,3 a 1,8 millones de adultos con una fortuna neta superior a los US$71.000; es decir, que si vendieran todos sus activos y pagaran sus deudas, les quedaría esa suma.

Los nuevos ricos le sirvieron al país para avanzar en la estructura mundial de la riqueza y pasar de ser una economía de frontera, donde la riqueza por adulto está entre US$5.000 y US$25.000, al siguiente nivel que es el de economías de ingreso medio, con un dato de US$25.064.

Aunque este es un promedio y los 46 millones de colombianos no se enriquecieron, es innegable que el país está cambiando.
DINERO.COM COPYRIGHT©2010 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.