Publicado: 09/11/2012

Los planes de Polanco

El exdirectivo del Grupo Prisa, Jaime Polanco, tiene ambiciosos planes en Colombia. Prepara inversiones en turismo y proyecta abrir nuevos medios digitales.

El empresario Jaime Polanco, español de nacimiento y colombiano por adopción, conoce como pocos la realidad tropical de la infraestructura turística que se encuentra a lo largo de la línea costera que va desde Cartagena hasta el Cabo de la Vela. Al recorrerla con el mismo entusiasmo de un explorador iniciado, ha disfrutado –y padecido– sus parajes de postal, la insuficiencia de agua y electricidad y los “hoteles peine”, como se conocen en su país de origen aquellas pensiones de paso distanciadas de la modernidad.

Cree que allí está el Edén del turismo agreste, que no requiere de mucho más que los atributos de la naturaleza, pero sabe también que se trata de un territorio virgen para quienes, como él, sueñan con proyectos de lujo, con hoteles de categoría mundial, marinas, campos de golf y todos los recursos que la globalización ha puesto al alcance del mundo empresarial.

Precisamente el turismo será uno de los nuevos focos de sus inversiones. Polanco le anticipó a Dinero que proyecta comenzar con un hotel cuya calidad sea homologable, por ejemplo, al de cualquiera de primera clase en el Mediterráneo. Aunque su nombre ha estado asociado al desarrollo de medios de comunicación y de las industrias de la cultura y el entretenimiento, núcleo duro del Grupo Prisa, el negocio de la hotelería no le es ajeno. Antiguos socios suyos, de la Tropical Turística Canaria y del Grupo Timón, le participaron de su experiencia en calidad de constructores de hoteles como el Abama, una de las joyas arquitectónicas y turísticas de Tenerife.

El turismo, sin embargo, sí hace parte de la diversificación de sus negocios en Colombia. Aquí sentó sus bases en 2009, luego de su salida del Grupo Prisa, motivada por los movimientos de fondos de cobertura e inversionistas del grupo Liberty que echaron mano de algunos de los activos más preciados de la familia Polanco, su fundadora.

Después de haberse desempeñado hasta ese año como presidente de la junta directiva de Caracol Radio, propiedad de Prisa, Jaime Polanco creo la empresa Latin Boost, con oficinas en Madrid, Bogotá y otras grandes capitales latinoamericanas. Esta compañía hace parte de un circuito empresarial que tiene de pivote a Marco Polo Inversiones (ver recuadro).

El norte de sus inversiones había sido hasta ahora el desarrollo del periódico virtual Confidencial Colombia, un modelo que en breve espera replicar en México, Guatemala, Perú, Chile y Panamá. “La idea –explica– es convertir a Confidencial en un grupo de comunicación regional conectado con la superautopista de la tecnología”.

No obstante su amor por los medios, heredado de la tradición familiar, no riñe con proyectos en otros campos. Además de la iniciativa turística en ciernes, Latin Boost Group y Marco Polo Inversiones prestan asesorías a empresas transnacionales o tejen alianzas estratégicas para incursionar en el campo de los commodities (petróleo y carbón, especialmente). Las asesorías incluyen estudios de riesgo, análisis del entorno de los mercados y evaluación de garantías jurídicas como resguardo para las inversiones.

Está claro también que Polanco no quiere poner todos los huevos en la misma canasta. Por eso anuncia que sus nuevas líneas de negocio buscan “recuperar viejas profesiones y tradiciones”. Habla, por ejemplo, de rescatar las manufacturas poniéndolas a tono con la tecnología. Aunque no es muy dado a dar detalles sobre su modelo de negocios, quienes lo conocen de cerca anticipan que proyecta vender calzado hecho a mano y otro tipo de prendas y accesorios de lujo. Y cuando se refiere a su intención de “recuperar las tradiciones”, no descarta la gastronomía ni excluye de su portafolio el manejo de franquicias de alguno de los restaurantes más famosos de España.

Nada que no pueda pagar…


“Después de que se rompieron sus amarras con el Grupo Prisa, ¿cuánto le ha costado su independencia? ”, le preguntó la Revista al empresario. Su respuesta fue expedita: “Mucho dinero. Pero he conseguido mantenerme fiel a una tradición que durante muchos años hizo parte de la cultura corporativa creada por Jesús Polanco: nunca meternos en cosas que no pudiéramos manejar con nuestros propios recursos; es decir, escapar de la deuda”. Suena enfático cuando dice que nunca ha pedido un préstamo bancario.

Polanco enfatizó su renuencia a hablar de cifras en sus negocios o a especificar sus características. Recientemente recordó una noche en la que él y otros directivos del Grupo Prisa brindaban en la casa de un directivo de El Tiempo por haber cerrado la negociación para la compra del negocio y, en medio de la reunión, un directivo de la Casa Editorial fue a reunirse con los representantes del Grupo Planeta, que finalmente mejoró la oferta y se quedó con el negocio.

Sin embargo, no lamenta haber perdido las opciones que se derivaban de allí. El tercer canal de televisión, que en ese momento era uno de los atractivos del negocio, ya luce como un proyecto marchitado. “Le apostaré –anuncia– a la televisión digital. Con el crecimiento del periódico digital vendrán radio Confidencial y televisión Confidencial. Si alguna vez soñé con un periódico impreso al que hubiera querido convertir en un referente en América Latina, creó que las plataformas digitales me van a dar esa oportunidad”.

DINERO.COM COPYRIGHT©2010 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.