Publicado: 07/11/2012

Silicon Valley ‘paisa’

Manizales se convirtió en La Meca tecnológica de Colombia. Así lo logró.

Cuando el nombre del nicaragüense Carlos Argüello es mencionado dentro de la industria de la animación digital en Estados Unidos, de inmediato su trayectoria sale a relucir. Pocos olvidan que fue él quien creó los gráficos 3D de la célebre Ford Aero Space de la Nasa, en la década de los 80.

También lo recuerdan como aquel arriesgado director creativo de Hollywood que imprimió su sello en películas como Batman and Robin, Armageddon o Las Crónicas de Narnia, por nombrar solo un puñado. Lo que no muchos saben es que hace algunos días está radicado en Manizales donde –al lado de un equipo ‘paisa’– trabaja día y noche en la coproducción de Las Aventuras de Manu, un largometraje animado 100% nacional cuyo costo es de US$3 millones.

El proyecto es realmente ambicioso. Y así lo demuestra el hecho de que la firma estadounidense Studio C Media Works y la coreana Wonder World –dos de las más importantes del planeta en materia digital– decidieran hacer parte de la película en calidad de financiadores. Pero lo más llamativo de la iniciativa es que detrás de ella aparece un grupo de jóvenes locales que, a pulso, fundó el cluster de arte digital, ciencia y tecnología informática más grande de Latinoamérica: ParqueSoft Manizales.

Fueron realmente los miembros de esa especie de ‘logia’ de la tecnología los responsables de echar a andar este plan. Que, entre otras cosas, ha generado a estas alturas 120 empleos y deberá estar en las salas de cine de todo el mundo en septiembre de 2013. Momento para el cual los integrantes de ParqueSoft –si las cosas salen según lo presupuestado– estarán trabajando en la creación de otras tres películas similares que superarían los US$10 millones en costos de producción.

Sin duda un buen ejemplo de emprendimiento. Esta historia, no obstante, es apenas una muestra de lo que está pasando en Manizales, donde la economía se está volcando hacia las tecnologías de la información y las comunicaciones (TICs). No resulta atrevido afirmar que la época en que las finanzas de la ciudad giraban entorno a la producción y la exportación del café del departamento de Caldas no es más que un asunto del pasado.

La apuesta, entonces, por el desarrollo de las TIC en la capital caldense es de tal magnitud que hoy por hoy –según un informe de la Cámara de Comercio de esa ciudad– 11% de la producción total de ese sector en Colombia proviene de tierras manizalitas. No es fortuito que en la actualidad haya 91 empresas constituidas y dedicadas exclusivamente a esa industria en Manizales. De ellas, cerca de 60 son desarrolladoras y exportadoras de software. El resto, por su parte, concentra sus esfuerzos en la animación digital y en los call center. Tres aristas de las TIC que en plata blanca han servido para crear alrededor de 14.000 empleos en la región y le han representado ingresos durante este año por más de US$2 millones.

“Dentro de esas empresas tenemos ocho desarrolladoras que cuentan con el certificado It Mark, que es el estándar internacional más importante del mundo en temas de calidad de software. Somos la única ciudad del país que tiene ese número de compañías certificadas”, le dijo a Dinero Marisol Carantón, directora Ejecutiva de ParqueSoft. Y agrega: “desde 2005 hasta 2011 solo ParqueSoft ha vendido más de US$15 millones”.

Así pues, sin temor a equivocaciones, hoy puede decirse que la tecnología se convirtió en el renglón económico de mayor potencial en Manizales. Pero no se trata de un tema circunscrito al sector privado. La administración municipal también tiene sus baterías enfiladas hacia la promoción y desarrollo de esta industria mediante la puesta en marcha de diversas políticas públicas.

Un asunto de Estado

El fenómeno que envolvió a Manizales en esta ‘telaraña’ tecnológica es, hasta cierto punto, el resultado de observar con lupa modelos similares en Latinoamérica. “Países como México, Argentina, Brasil, entre otros, ya llevan un largo recorrido para incorporarse en este nuevo mercado en expansión, con proyectos concretos por parte de los gobiernos como el Programa Nacional para el Desarrollo de la Industria del Software (Prosoft) en México”, dice un aparte del más reciente informe de la Cámara de Comercio de Manizales en materia de TIC.

Conscientes de la exitosa experiencia internacional y de las posibilidades de replicarla, las últimas tres administraciones de Manizales vienen destinando buena parte de sus recursos en asuntos tecnológicos.

El actual gobierno municipal no es la excepción. Dentro de sus planes próximos llama la atención la construcción del Parque Tecnológico City Tech. “Un proyecto que vamos a desarrollar en la zona franca de Manizales para atraer inversionistas interesados en el sector de la tecnología y la innovación. Su costo es de $17.000 millones y será financiado con recursos provenientes de las regalías”, explica Eduardo Pineda, secretario de Competitividad de Manizales.

Pero ahí no se detienen los proyectos. La Alcaldía y la Gobernación de Caldas tienen en su bolsillo $15.000 millones con los que pretenden poner en pie –sobre el parque los Yarumos de Manizales– el Centro de Bioinformática y Biología Computacional. Una apuesta en la que además participarán las 13 universidades de la ciudad y, según Pineda, tendrá el segundo computador más grande y poderoso de América Latina desde el próximo año, una vez abra sus puertas.

La realidad muestra que las condiciones para que Manizales se convierta en el corto plazo en potencia tecnológica regional están servidas en bandeja. En manos del sector privado y de los gobernantes que tenga la ciudad en el futuro dependerá, entonces, que esta apuesta sea de largo aliento y sobreviva en las generaciones venideras.
DINERO.COM COPYRIGHT©2010 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.