Dinero.com

Publicado: 11/09/2012

Brasil coquetea con México, pero de TLC ni rastro

Brasil coquetea con México, pero de TLC ni rastro

El presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, aterrizará la próxima semana en Brasil dispuesto a pasar la página de una reciente crisis comercial entre las dos mayores economías de América Latina.

Pero aunque su encuentro con la presidenta Dilma Rousseff se refleje en más comercio e inversiones, resucitar las truncadas negociaciones para un Tratado de Libre Comercio (TLC) parece improbable mientras no cicatricen las heridas abiertas por una reciente disputa por el comercio bilateral de autos.

En un rebrote de proteccionismo, Brasil impuso a comienzos de este año a México la suspensión temporal de un acuerdo de libre comercio de autos que debía servir de preámbulo para un futuro TLC, lo que enfrió las relaciones. Eso sólo empeoró el temor de la agroindustria mexicana a la liberalización del comercio.

Tras la victoria electoral de Peña Nieto, Rousseff rompió el hielo al levantar el teléfono para felicitarlo. "Le expresó que queremos retomar las relaciones con México y darles mayor consistencia", dijo a Reuters el asesor de asuntos internacionales de Rousseff, Marco Aurelio García, que participó en la llamada. Consultado si la presidenta había invitado a Peña a reanudar las conversaciones para un TLC, García dijo: "Hay un camino muy grande a ser explorado dentro de los marcos actuales".

Del otro lado de la línea, cautela. "Hay la invitación y la intención de ampliar las relaciones estratégicas", dijo a Reuters Emilio Lozoya, asesor de asuntos internacionales de Peña Nieto durante la campaña y barajado como posible futuro secretario de Relaciones Exteriores. "Los detalles de si sería un TLC o acuerdos sectoriales están por verse, pero el principio de nuestro lado es que debemos explotar la complementariedad de nuestras economías", añadió.

Brasil y México llevan más de 15 años jugueteando con un elusivo TLC. Las negociaciones naufragaron antes en el 1997 por reservas de Brasil y nuevamente en el 2010 por dudas de México. Pero pese a todos los intentos fallidos, la idea de eliminar las barreras comerciales entre las dos mayores economías de América Latina no pasa de moda.

Los actuales problemas con sus socios de la unión aduanera sudamericana Mercosur y el frenazo de su economía renovaron el interés de Brasil por México. Es contra ese telón de fondo que Rousseff recibirá a Peña Nieto el 20 de septiembre en Brasilia, en lo que García llamó "un encuentro de conocimiento".

Pero todo dependerá de si hay o no "buena voluntad", indicó Lozoya, echando mano a una expresión muy usada por diplomáticos y empresarios mexicanos tras el fiasco del acuerdo automotor.

ETERNOS DESENCUENTROS
Welber Barral, un ex secretario de comercio exterior brasileño que encabezó en el pasado las negociaciones del TLC, viajó ocho veces a México en el 2010 para negociar un acuerdo que, recuerda, parecía al alcance de la mano. "Era un acuerdo ambicioso", dijo durante un reciente foro de inversiones en Sao Paulo. "Más comprensivo inclusive que el que tenemos con el Mercosur. No abordaba sólo acceso a mercado, sino reglas aduaneras, reglas sobre servicios e inversiones".

Hoy Barral es más prudente: "Una negociación Brasil-México va a ser muy lenta", comentó.

Un TLC podría tener un impacto significativo sobre los 9.000 millones de dólares negociados entre ambas naciones en el 2011, que representan menos de un 2 por ciento del comercio total de cualquiera de los dos países. México podría reducir su dependencia a los ciclos de la economía de Estados Unidos y Brasil ganaría acceso a un mercado de 115 millones de habitantes para sus productos básicos.

El sector privado brasileño dice estar listo. "El temor a que Brasil derrumbe el mercado mexicano es infundado", dijo Ricardo Santin, director de mercados de Unión Brasileña de Avicultura, la mayor industria de pollos del mundo que no logra colocar ni un solo muslo en México. "Si este es el momento o no es una valoración de los mexicanos. Por nuestra parte estamos listos para empezar a negociar", añadió.

Pero los empresarios brasileños saben que será complicado, sobre todo después de la imposición este año de cuotas a las importaciones de autos mexicanos, que dispararon el déficit comercial con ese país a 1.170 millones de dólares en el 2011.

El Ministerio de Comercio Exterior, a sólo unas cuadras de su palacio presidencial de Planalto en Brasilia, aún no recibió instrucciones de reactivar las negociaciones, según una fuente. Una forma de aproximarse sería mediante acuerdos sectoriales en siderurgia, petroquímica o alimentos. Otra sería aprovechar el interés de Peña Nieto por replicar el modelo de la petrolera brasileña Petrobras para darle más independencia a la estatal Pemex ."Hay espacio de cooperación. México es un país con el que nos interesa tener una relación más estrecha", dijo García, el asesor de Rousseff.

MEXICO EN ALZA
Otro obstáculo para negociar un TLC en este momento es el desbalance en el ciclo de ambas economías. Brasil, con su crecimiento encallado, tendría mucho que ganar con el acceso irrestricto a México. Pero el atractivo podría ser menor para México, con una economía que se está despertando ayudada ahora por una recuperación en Estados Unidos.

Brasil y México perdieron el tren, dice Jaime Zabludovsky, un negociador mexicano del TLC con Estados Unidos y Canadá en la década de 1990. La subida del real encareció las exportaciones brasileñas y además Peña Nieto necesitará de todo su capital político para convencer a los mexicanos de la conveniencia de negociar un Acuerdo de Asociación Transpacífico con Estados Unidos y otros miembros APEC, lo que implicaría abrir más aún su sector agrícola.

"Una negociación ambiciosa como la que se estaba pensando entre México y Brasil en el corto plazo es muy complicada (...) Lo que vimos en el acuerdo automotor, que era el campeón de la relación bilateral, es nada más una muestra del tipo de dificultades que habría", dijo Zabludovsky.

Además, las fortunas parecen estar cambiando. México está atrayendo parte de los flujos que los inversores colocaban hasta hace poco en la bolsa de Sao Paulo y Nomura cree que podría desplazar a Brasil como la mayor economía de América Latina dentro de 10 años.

México ha invertido unos 26.000 millones de dólares en Brasil, casi cinco veces más que el flujo de capital en el sentido opuesto. Millones de brasileños desayunan pan Bimbo, hablan por celulares Claro del grupo América Móvil de Carlos Slim, usan electrodomésticos Mabe y beben Coca-Cola embotelladora por Femsa.

Pero los empresarios mexicanos mantienen la pelota en el piso. "Lo que se puede hacer ahora es aprovechar la oportunidad para renovar un diálogo que se había detenido por el impasse del acuerdo automotor. Pero eso no quiere decir que van a haber pláticas para un tratado de libre comercio. Nada de eso", dijo Eduardo Ragasol, presidente de la asociación de empresarios mexicanos en Brasil.

Rubens Barbosa, un ex negociador brasileño ante el Mercosur y actual asesor de comercio exterior de la poderosa Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo, pronostica más retórica que avances concretos. "Brasil y México están desencontrándose hace muchos años".    


Reuters                                                          
DINERO.COM COPYRIGHT©2010 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.