Dinero.com

Publicado: 31/08/1998

Curaçao: la isla de los negocios

Curaçao: la isla de los negocios

Esta isla holandesa en el Caribe es uno de los lugares perfectos para los inversionistas. Es política y económicamente muy estable.

De los pequeños siempre se pueden aprender cosas muy útiles que pueden ponerse en práctica. Ese es el caso de Curaçao, una pequeña isla del Caribe de 472 kilómetros cuadrados que es ejemplo por sus normas de promoción y estímulo de la inversión extranjera y de tarifas bajas de impuestos para beneficio de los empresarios.



El industrial que se decida a hacer empresa en la zona franca de Curaçao puede exportar libre de impuestos a Europa y también a Estados Unidos siempre y cuando incorpore como mínimo un 35% de valor agregado en la isla. No paga aranceles de importación y sólo tiene que dar un 2% sobre las ganancias. ¿Así quién no se atreve a crear empresa?



Gracias a estas excelentes políticas, en Curaçao hay 21.000 compañías offshore y 12.500 locales.



Curaçao no es ideal sólo para establecer empresa, sino para tomarla como centro de convenciones o para ir en plan de descanso.





Pero esta isla no es sólo ideal para establecer empresa sino para tomarla como centro de convenciones o para ir en plan de descanso. La gente que disfrute de las caminatas y haciendo compras puede deleitarse con las tiendas y la arquitectura de Willemstad, que no en vano ha sido llamada la pequeña Amsterdam del Caribe. Además hay atracciones fuera de lo común como la Ostrich Farm y las Hato Caves y 38 playas dispuestas a recibir a los turistas.



Paraíso económico



Esta isla de cerca de 150.000 habitantes posee una economía que envidiarían países más grandes. Desde hace 10 años la inflación se ha mantenido estable en 3%, pero este año se espera reducirla.



El florín antillano, su moneda, va de la mano del dólar estadounidense y el cambio está a 1,79. En 1997 las exportaciones crecieron y las importaciones disminuyeron, lo que significó un aumento en las reservas internacionales.



Sobre las ventajas económicas para establecerse en la isla Edgar Ijzer, director del departamento de promoción a la inversión de Curinde (empresa que promueve las zonas francas), señala que "si usted fabrica un producto en Curaçao puede exportarlo a Europa libre de impuestos y también dentro del programa de la Iniciativa para la Cuenca del Caribe (CBI) a Estados Unidos si incorpora en la isla un 35% de valor agregado".



Además, no paga impuestos de importación, sólo un 2% sobre las ganancias, se le rebaja el 40% del arrendamiento del local en la zona franca durante el primer año y se le ayuda con los gastos en los que incurra para mercadear sus productos.



Las dos zonas francas que hay, la del aeropuerto y la del puerto, brindan los mismos beneficios. En ellas se puede importar, almacenar, empacar, exhibir, elaborar, exportar bienes y prestar servicios. Además cuentan con conexiones aéreas y numerosas compañías navieras que prestan servicios a Suramérica, Norteamérica, Europa, el Caribe y el Lejano Oriente.



Infraestructura portuaria



En la isla de la mano de la refinería empezó el desarrollo del puerto. Según Jan Sierhuis, director de mercadeo de Curaçao Ports Authority, la isla es importante en el manejo de carga para la región y en el de turistas.



Desde 1990 se está promoviendo el arribo de cruceros con un mayor número de turistas. Actualmente se construye un supermuelle ­mega pier­ con un costo de US$9 millones y se espera que esté listo en 1999.



Este supermuelle surgió ante la necesidad de recibir barcos gigantes que no podían pasar por debajo del puente de 54,4 metros de altura construido sobre la bahía natural. "Esperamos que el negocio de los cruceros mejore. Hoy podemos recibir un barco de máximo 2.000 pasajeros, pero cuando esté listo el mega pier no habrá limitaciones", dice Sierhuis.



El puerto de Curaçao no sólo recibe barcos sino que tiene la función de astillero. La Curaçao Drydock Company, una de las empresas especializadas en esta labor, lleva 40 años en el arreglo o instalación de aire acondicionado, haciendo aleaciones con láser, reparando turbinas y probando la resistencia de los materiales.



Convenciones, negocios y placer



En Curaçao es posible hacer tres cosas totalmente diferentes al mismo tiempo. Hay hermosas playas y sitios de interés para los turistas.

Curaçao es un centro comercial y financiero cosmopolita situado en medio de un escenario paradisíaco. Estas características sumadas a la espectacular infraestructura turística y hotelera la convierten en un lugar propicio para mezclar negocios y placer.



Para los empresarios colombianos es ideal pues está a una hora y media en avión desde Bogotá, cuenta con excelentes centros de convenciones, infraestructura turística, seguridad y buen servicio.





En los hoteles y los casinos se ayuda a los turistas o convencionistas a alejarse de sus preocupaciones.





Uno de esos sitios ideales es el World Trade Center dotado de diferentes salones para acoger desde 50 hasta 1.200 personas. Los salones de conferencias cuentan con 6 canales de traducción simultánea, pantallas gigantes, un sistema de votación y micrófonos disponibles por cada asiento. Cerca del centro de convenciones hay una buena oferta de hoteles con excelentes planes. Están el Sonesta Beach Resort, el Curaçao Casino Resort (cuando termine su remodelación en diciembre pasará a la cadena internacional Sheraton), el Princess Beach Resort, el Holiday Beach y el Avila Beach Hotel. Todos, además, cuentan con salones para reuniones.



Viajes de incentivos



Las empresas colombianas, y en general las latinoamericanas, no tienen la cultura de los viajes de incentivos para los buenos empleados, afirma Hugo de Franca, director administrativo del World Trade Center Curaçao.



Por el contrario, en países como Estados Unidos y en la mayoría de los del continente europeo las compañías van más allá de la felicitación o de la simple palmadita en la espalda para los trabajadores que desempeñan una buena labor. Para los empleados estrella, las empresas organizan un viaje anual a un destino exótico con todos los gastos pagados. Estas políticas de estímulo han dado muy buenos resultados en cuanto a productividad y calidad de trabajo en las empresas. Por esto están llegando con mucha fuerza a Brasil.





La bella arquitectura de las ciudades y las 38 playas son ideales para recorrer y descansar.





En Colombia, los viajes de incentivos son utilizados por algunas compañías, en especial multinacionales que practican estos sistemas en su casa matriz, pero no es una conducta generalizada. Para organizar un viaje de incentivos a Curaçao y tener la seguridad de que resulte exitoso hay que ponerse en manos de expertos. En Curaçao hay varias compañías dedicadas al manejo de grupos, como Tropical Tours, Taber Tours y Destination Curaçao, que se encargan desde recibir al grupo en el aeropuerto con bailarinas ataviadas con los trajes típicos hasta organizar cenas en la playa con traje de coctel, pero sin zapatos. Además de estas actividades que se salen un poco de lo común, estas compañías hacen tours por todas las atracciones de la isla.



Sólo de turismo



Si usted quiere descansar tranquilamente, hacer compras y caminar por sitios históricos deleitándose con la arquitectura, debe ir a Willemstad, "la pequeña Amsterdam del Caribe".



Además de caminar, en la isla hay atracciones algo fuera de lo común como la Ostrich Farm y las Hato Caves. En la primera se encuentra uno de los más grandes parques de avestruces del mundo. Allí, sin necesidad de trasladarse al Africa, puede conocer todo el proceso de crianza de estos animales. Además, puede probar el plato típico del lugar, carne de avestruz. En Hato Caves puede caminar hacia el fondo de una antigua montaña de coral con paisajes espectaculares.



Otra atracción famosa de la isla es el SeaAquarium con todo tipo de especies marinas, incluso se puede bucear muy cerca de los tiburones y alimentarlos.



Además de estas atracciones, la isla tiene 38 playas para el descanso de los turistas, entre las que se destacan Knip Beach, Abao, Bárbara Beach, Mambo Beach y las espectaculares privadas del Sonesta Beach Resort y el Princess Beach Resort.



Por último, los restaurantes de Curaçao son realmente excepcionales. Y en ellos los participantes de las convenciones y viajes de incentivo pueden reservar una noche para el grupo completo. Se recomienda la comida de mar en todas sus formas. Los mejores sitios son el Curnonsky, Fort Nassau, Cactus Club, el Bistro Le Clochard y el Dokterstuin, especialista en platos criollos como el cabrito asado y kadushi, plato hecho a base de cactus.
DINERO.COM COPYRIGHT©2010 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.