| 12/18/2008 12:00:00 AM

Álvaro Uribe Vélez, presidente de Colombia

Llegó a la mitad de su mandato como el Presidente más popular en la historia reciente de Colombia, con logros en seguridad y economía, pero en medio de críticas a su política fiscal y de un debate por la búsqueda de su reelección. Además de ‘trabajar, trabajar y trabajar’, como él mismo dice, se dedicó a defender los cuestionamientos que otros gobernantes le hicieron a él y a su política de seguridad democrática. Un año bien complejo para el presidente pues además, debió afrontar el desempleo, la ola invernal, paros y marchas en todo el país, estafas de las “pirámides” financieras, complicados señalamientos en materia de derechos humanos, y la tarea de luchar ciegamente por la aprobación del TLC con Estados Unidos. Ni hablar de todo el lío que generó la “parapolítica” y sus presuntas relaciones con los paramilitares. También se dedicó a tratar de enderezar las relaciones del gobierno con el poder ejecutivo y judicial, y particularmente con la Corte Suprema de Justicia. Sus niveles de aprobación a lo largo del año se mantuvieron muy altos, sin embargo, ya muchos dicen que es hora de un cambio. Sin duda logró reducir los secuestros, homicidios, masacres y ataques a la infraestructura petrolera, energética, vial y de comunicaciones, y aumentar la confianza inversionista tanto de nacionales como de extranjeros. Para quienes aspiraban a un tercer mandato del presidente Uribe, estos tendrán primero que esperar a que el panorama político se despeje y segundo a que el presidente diga de una vez si le interesa o no seguir en el Palacio de Nariño.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?